miércoles, 2 de agosto de 2017

SONETO A LA QUEVEDESCA MANERA SOBRE UN ESPAÑOL CUALQUIERA , YA SEA UN PACO, UN PEDRO O UN PABLO, DE LOS MUCHOS QUE ABUNDAN Y SOBRAN EN ESTA ESPAÑA NUESTRA, SOMBRA DE LO QUE FUE Y PASTO DE SOMBRAS ETERNAS




  Amarga queja de los tiempos que vivimos y nostalgia de los antaños. 



Érase un español a un bar pegado,
érase un orgulloso con pereza,
érase un torbellino de bajeza,
érase un envidioso atarugado;

era un altivo esclavo sojuzgado, 
érase un monumento a la vileza,
érase un cafre, gacha la cabeza,
mas siempre por futesas cabreado.

Érase un zafio en vías de tronera,
érase un soberbïo que fatiga,
quien se cree un señor y es un cualquiera;

érase una razón en la barriga,
quejoso que no da y todo lo espera
y al que los demás importan una higa.




"Usted no sabe con quien está hablando"