viernes, 10 de marzo de 2017

BATIBURRILLO DE CAVILACIONES A LA VERA DE UNA BUENA PIPA Y UN AÑEJO BRANDY







 Hay dos clases de fanáticos: los que dirigen y los dirigidos. Los primeros son unos infames que no se creen nada de lo que le dicen a los segundos; los segundos son unos ignorantes que se creen todo lo que dicen los primeros.


 Sé lo suficiente de las cosas del mundo para saber que, en verdad, no sabemos nada.


 La principal conspiración es la que sirve para hacer creer que no existe ninguna conspiración.


 La mentira es dulce; la verdad, amarga. Y son las masas tan golosas...

   
 El que se sienta cómodamente a esperar el éxito acabará por recibir un incómodo fracaso.


 No hay mayor fracaso que ciertos éxitos.


 Un hermoso atardecer; el murmullo del viento acariciando las hojas; el trino ingenuo de los pájaros; la brisa fresca... Suma sencillez. Con esto, ¿a qué afanarse en las grandes preguntas cuya respuesta nunca sabremos?


 ¿La gran diferencia? La indiferencia a la propia indiferencia.


 Huir de todo es acercarse a la nada.


 La felicidad es enemiga del talento. Bendita desgracia.


 Resulta chocante, y es signo genuino de la modernidad, comprobar lo felizmente infeliz que es el hombre de hoy día




 Una de las cosas más tristes de la condición humana es que la mayoría no soportan estar a solas consigo mismos.


 La modernidad es pura pose, por lo general, grotesca. Y la más mentirosa es la que afecta naturalidad.


 Y hablando de poses, una de las más extendidas es la de ser de izquierdas. Nos han hecho creer que es algo muy bonito, aunque con los años he aprendido que lo único bonito de ser de izquierdas es el chalé con piscina.


 

 He leído a los grandes filósofos en busca de grandes respuestas. Sólo algo de lo aprendido tengo por incuestionable: he hecho bien en dejar de leer a los filósofos.


 El que le roba a la existencia muchas horas para dedicarlas al estudio, una cosa es segura que habrá aprendido cuando llegue la vejez: que ha malgastado muchas horas.


 La mayoría lee para recordar. Yo leo para olvidar.


 Toda la filosofía que necesito la hallo en una cuarteta de Omar Khayyam.


 Dicen que la verdad suele tener un áspero gusto. Será porque estamos tan poco acostumbrados a su sabor que nos choca.


 No anhelo la felicidad, como no espero que se cumplan las quimeras. Sólo espero que la lucha entre la dicha y el infortunio me sea tolerable.


 Bendita la ignorancia que nos aleja del conocimiento cuando se basa en espejismos.


 Cómo disfruta destruyendo el que no puede construir.


 El placer sacia sólo un breve instante. El conocimiento nunca sacia. Siempre piden más.


"Empapándonos". Yo de líquido y él de humo. Prefiero estropearme el hígado a estropearme el cerebro


 La soledad es un manjar cuyo sabor fuerte y exquisito está al alcance de muy pocos.


 Huye de quien no soporte la verdad.


 El elogio de quien aprecias aprecias halaga; la crítica de quien respetas, enseña; el insulto del miserable honra.


 Sí, lo han adivinado: mientras escribía estas cavilaciones me he bebido toda la botella. En mi vida he estado tan lúcido.



     









12 comentarios:

  1. Las estampas que pueden ver más arriba, a excepción de la del caballerete en remojo y el mendrugo del periódico, son obra del pintor alemán del siglo XIX Carl Spitzweg. Cierto que no es un artista que emocione sobremanera ni que eleve el espíritu a las cumbres de la suprema belleza, pero es el suyo un pincel muy simpático, por no decir entrañable, y sus cuadros un canto a la sencillez y la buscada y plácida soledad.

    ResponderEliminar
  2. Acotaciones de un hombre de pueblo (no necesariamente del pueblo, que todavía hay clases)

    - Hay una tercera clase de fanáticos, que es la más peligrosa: Aquellos que a sabiendas de que son dirigidos se empeñan en seguir siéndolo porque les es económicamente rentable.

    - Además de no saber nada, se que se lo que tengo que saber. Más conocimiento es vicio.Lujuria del saber.

    - La conspiración menos peligrosa es la que hacen los que creen estar conspirando.

    - El que se sienta cómodamente a esperar el éxito acabará por recibir un incómodo fracaso. (Salvo si se llama mariano Rajoy, que es capaz de hacer exitoso el arte de tocarse los cojones)

    - Huir de todo es acercarse a la nada sí, pero correr es de cobardes (y además sudas)

    - Yo soy de derechas en lo político y de izquierdas en lo religioso. ¿Es incoherente? Bueno entonces soy incoherente.

    - Los grande sfolósofos son los causantes de la crisis. Solo producen ladrillos.

    - La felicidad es un pincho de tortilla de la taberna de Yarina en Valdemorillo (si son 2 mejor)


    - Cómo disfruta destruyendo el que no puede construir. (que se lo digan al ex duelo de Martinsa Fadesa)


    - Huye de quien no soporta la verdad (tambien puedes matarlo. çes solo una sugerencia)

    - El elogio de quien aprecias halaga; la crítica de quien respetas, enseña; el insulto del miserable honra.(y la conversación con mi ex culada cansa, cansa, cansa.....)

    Y ya sabe usted lo que dicen por ahí: "Dios que en su inmensa bondad, siempre borrachos nos tiene, será por que nos conviene. Hágase su voluntad"

    Dicho todo sin acritus amigo, es solo pr disfrutar del placer del tocamiento de tegumenos procreativos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre se ha dicho, querido Tío, que el pueblo encierra en su seno una gran sabiduría. No digamos si, como en este caso, es la de la "crema" del pueblo, esto es, el ídem fetén. Y no seré yo quien le discuta aquello de que la felicidad está en un pincho de tortilla (y si no lo está, se le acerca mucho) o eso otro de la afición de los filósofos al ladrillo. Tampoco saldrá un pero de mis labios sobre la maestría de Rajoy en sus palpaciones testiculares, aunque con tanta práctica es lógico que domine la materia. Bienvenidas sean, pues, sus acotaciones. Reguémoslas como se merecen con este clarete que acaba de caer en mis manos. Y ya que nos enfangamos, vengan unas croquetas como las de antes, que enseguida traigo unas que están diciendo comedme, y eso sí que es hablar. Vengan pitanzas y cachondeo, y allá cuentos... Dentro de cien años, todos calvos...

      Eliminar
  3. Ante tanta sabiduría junta -la de usted y su querido tío-,no puedo hacer otra cosa que guardar un humilde silencio, cosa que deberíamos hacer los ignorantes más a menudo (sobre todo si se milita en Podemos). En cuanto a la maestría de sensei Rajoy en el dominio de la técnica del Kemetoko-jutsu tampoco tengo nada que añadir salvo que ya va a por el noveno "dan"... un saludo a todo el corro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De usted, amigo mío, me gustan hasta los silencios, mas no se prodigue en ellos que sería cruel que nos privara de su talento. Y de ignorante nada, que en ese caletre suyo cabe una Academia, y aun sobra espacio. Muy oportuno lo que dice de Rajoy, mas me temo que éstos de "dan" poco: antes al contrario son del "reciben".
      Un fuerte abrazo, amigo mío. Y ya que estamos con sabidurías, vamos a comprobar lo bien que "sabe" este añejo. Sus y a él...

      Eliminar
    2. Lo del "noveno dan" venía a ser chacota de que le han dado nueve por el... aunque seguramente sean bastantes más. Y venga p'acá ese añejo que hay que brindar por España y las españolas.

      Eliminar
    3. Sí, yo también creo que han sido bastantes más, amigo mío. Se ve que se aplica aquello de "donde las dan..." y como él lleva lo suyo se venga en los españoles de bien, que estamos tomando lo nuestro. Mejor olvidar. Y no hay nada para eso que otras "bastantes más" para nosotros de este zumo de uva tan extremado.

      Eliminar
    4. Brindar por España siempre es bueno, pero por las Españolas (y las Mexicanas que si no mi señora se pone celosa).......eso es imprescindible. Justo y necesario

      Eliminar
    5. Ya se sabe, don Fernando, cómo se hace el vidrio: soplando. Pues entonces, ¿lo más lógico que hacer con él? Soplar.
      Y antes de soplar, toca brindis: me uno al que propone el Tío, y me atrevo a hacerlo extensivo a todo el bello sexo. Por ellas.

      Eliminar
  4. Si brillantes son las cavilaciones de don Diogenes, no van a la zaga sino en paralelo las acotaciones del TíoChafachorras. Tanto me han gustado que aquí les traigo unas cajas repletas de vidrio lleno de dorados espiritosos. Vienen directamente del Monasterio de Sobrado de los Monjes. Si tales almas se afanan en confeccionar tales maravillas, pienso que no debemos hacer ofensa, con lo cual caballeros coja cada cual una caja y dé buena cuenta de ella. Abrazo fuerte para el propietario de tan querida caverna y también para sus visitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tan amables palabras, querido don Luis, vertidas sobre las humildes mías. Y ya que hablamos de verter, y como acostumbro a beberme sus letras, amigo mio, vertamos y bebamos de esos refulgentes espiritosos que la maestría de los hermanos y la generosidad de un camarada nos proporcionan. Dios me libre de hacerles ofensa o feo alguno a tan píos religiosos. Así pues, manos al vidrio y vidrio a las fauces, que no hay nada más sabio que echarse al coleto los excelsos brebajes que Natura y la experiencia de los siglos ofrecen. Por usted, don Luis, y por la ilustre concurrencia.

      Eliminar

Opinen en buena hora, amigos, opinen, que me huelgo de leerles.