miércoles, 3 de agosto de 2016

DICHOS QUE MEJOR HUBIERA SIDO CALLAR ALUMBRADOS AL AMOR DE LA MODORRA DE UNA TARDE DE VERANO


    

En esta vida sólo hay que arrepentirse de una cosa: de haberse arrepentido alguna vez.


No todas las tonterías son censurables: fíjense en el amor.


Quisiera amar al prójimo, pero es que el prójimo me lo pone muy difícil.


Dicen que el tabaco es malo; dicen que los licores son malos; dicen que una buena comilona es mala; dicen que la soledad es mala. ¿Y no es malo hablar tanto?




 Pensar en el pasado hace que me lamente; pensar en el presente, que me hastíe; pensar en el futuro me espanta. Por eso siempre digo que no es bueno pensar tanto.


La verdad es como la virtud: todo el mundo cree poseerla y nadie la conoce.



La ingenuidad es deliciosa en una persona, pero funesta en una nación.



El mejor recuerdo es el que acaba por olvidarse.



¿Por qué la mayoría de las personas cuando no saben qué decir acaban diciendo una estupidez?


Sólo las almas elevadas aman el silencio.


 El poder que más embriaga a los poderosos, y por ello es el que más corrompe, es la capacidad de manipular a los demás a su antojo.


Si supieran los muchos lo fácilmente que les engañan unos pocos… Por eso no quieren saber.


Dime qué te crees y te diré cómo eres.


Miente a una persona y tendrás muchos reproches; miente a millones y tendrás muchos votos.





 Ser o no ser… Pues depende…

 
A estas alturas de mi vida he llegado a la conclusión de que no me gustan las alturas.


Tomarse a uno mismo a broma es la mejor manera de llegar a ser una persona muy seria.


No tiene tanto mérito reírse de uno mismo. Por lo general, es ponerse la venda antes que la herida.


Pasar por la vida sin pena ni gloria es la mejor de las desgracias que le pueden ocurrir a uno.


No te pongas nunca a escribir dichos sin haber tomado antes una taza de café.





El calor hace estragos...










5 comentarios:

  1. Estoy especialmente de acuerdo con el aforismo que hace referencia al tabaco, los licores y las comilonas. Digo yo que lo malo es privarse de unos y otras. Especial énfasis ponen en prohibir esas maravillas los enemigos del buen vivir, esos que visten bata blanca, además de Montoro con sus sablazos. Un fuerte abrazo, estimado amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y las amables palabras, don Luis. Estoy con usted, y no sólo de boquilla. Es más, y ya que la menciono, echemos a la boquilla un buen chorro de algún brebaje de esos que espantan a los hijos de Galeno, Dios los confunda, acompañado de una colosal fuente de torreznos, que ríase usted de las de Versalles. Y de postre, un Habano que para sí quisiera el caribeño barbudo y cabrón momificado. Y para Montoro una higa y una patada en el bajo vientre. A la pitanza...
      Un fuerte abrazo, amigo mío.

      Eliminar
  2. Querido amigo, la filosofía de la que puedo hacer gala no tiene forma de competir con la suya, ya que la mía es más... ¿cómo decirlo?... barata, eso es. De modo que si tuviese que definirla en cuanto a su sustancia, y teniendo en cuenta la influencia que sobre mí ejerce el ser asiduo del chino de la esquina de mi calle, yo la denominaría como "De todo a zen". Leciba un coldial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se apure, don Fernando, que su cacumen no tiene precio y no está para cuentos chinos. ¿Filosofía? Al diablo con ella y al fuego todos los filósofos. Toda la sabiduría que necesitamos se halla en el fondo de un barril de un buen añejo. Y por una feliz casualidad tengo ahora mismo uno delante. Ya está don Luis desvirgándolo... A estudiar...
      Un abrazo también añejo, amigo mío.

      Eliminar
  3. https://anna-historias.blogspot.com.es te envio mi blog de poesia por si quieres pasar a visitarla gracias

    ResponderEliminar

Opinen en buena hora, amigos, opinen, que me huelgo de leerles.