sábado, 13 de agosto de 2016

A PALURDIA, VIL MULADARILLO DEL QUE DEBO ACORDARME AUNQUE NO QUIERO




Qué bien te cuadra el nombre, inmunda villa
-y cuadra es, sin dudar, esta zahúrda-.
Y qué aires tienes; tu soberbia absurda
empecinada a la paciencia humilla.

Lo fenicio te está de maravilla
por lo ruin; y lo moro por lo burda
y guarra, que con chusma tan palurda
nada se te ha pegado de Castilla.

No sólo quemas de calor, poblacho
donde tiene la anarquía su gobierno,
y su edén el paleto y el borracho.

Valga para algo mi tormento hodierno:
al Cielo he de ir, lo digo sin empacho,
después de haber vivido en el infierno.


 
Un palurdiano en su salsa. A esta "rata" sólo le falta el "copón"









4 comentarios:

  1. Digo yo D. Diógenes, que bien podría ser este -que imagino- imaginario muladar, la "sede" más que perfecta para toda esa tropa de gorrinos podemitas que ensucian a diario suelo y aire con sus vomitivas vidas. Y si acaso aceptasen mudarse al dicho lugar, una vez allí todos reunidos, con rociar con napalm, asunto arreglado y a otra cosa mariposa.

    Soberbia sátira por la gloria de Quevedo, querido amigo.
    Un fuerte abrazo y cajas varias de Albariño y Estrella de Galicia le dejo aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues debo decir, sin quitarle un ápice de excrecencia a la tropa podemita (que tiene sede y toca moqueta por los pagos palurdianos) que el infecto poblachón al que me referiero lleva bastante tiempo gobernado por las derechas, pero de esas que no dan una a ídem. No obstante, lo de concentrar en Palurdia a todo el rebaño coletófilo y aplicar una rociadita de napalm, si es que tal sustancia no sale repelida al entrar en contacto con tanta mierda, me parece felicísima. Es más, me ofrezco voluntario para la misión. El mundo quizás no me comprenda, pero sé que, en el fondo, me lo agradecerá.
      Gracias, amigo mío, por la sugerencia y las amables palabras. Y no menor es el agradecimiento por los deliciosos caldos que me envía. Creo imprescindible el dar buena cuenta de ellos cuanto antes, pues sería una lástima que tan excelsos brebajes se evaporaran por el calor. Sus y a ello, don Luis.

      Eliminar
  2. A PALURDIA

    En Palurdia la idiocia se resabia,
    y en la inopia durmiendo la estulticia,
    a ciencia se eleva por su audacia
    que entre izas la más la dicen sabia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted lo ha dicho, amigo mío, con su habitual genio y zumba. Pero esto hay que vivirlo... Se cuenta y no se cree. En fin, resignación, que cuanto peor aquí, mejor allá.

      Eliminar

Opinen en buena hora, amigos, opinen, que me huelgo de leerles.