miércoles, 18 de mayo de 2016

A DON PERIQUÍN, EL AMARGAO




Olímpica1es, Perico, tu amargura,
nuevo Quintín2 escaso de laureles;
sin el san y sin son3, con muchas hieles,
eres mezquino y vil hasta la hartura.

Desconoces, botijo, toda altura,
arrastrado por fangos de oropeles;
muy fácilmente pierdes los papeles,
que un céntimo te lleva a la locura.

Contigo la alegría está de luto
y das, lo único, el susto muy barato.
No te quita la queja ni lo bruto

el oro, y tienes de eso para rato.
Mas la horma, remendón hijo de Pluto4,
un buen día hallarás de tu zapato.



1.Olímpico: Altanero, soberbio.
2.Se hace alusión a Don Quintín, el amargao, personaje del sainete homónimo de Arniches, y a la batalla de San Quintín, gloriosa victoria española que dio origen a aquello de “se va a armar la de San Quintín”. Sin duda, el soneteado, que de santo no tiene nada,  las arma de cuidado.
3.Sin son: Sin razón, sin fundamento.
4.Pluto: Personificación de la riqueza en la mitología griega. Ociosas más explicaciones.












18 comentarios:

  1. No se si es al chulo p.... Ferraz al Periquín al que dedica usted sus versos.
    Si no es él, se los merece de todas formas.
    Yo le escribí un fabulilla inspirada en su programa electoral:


    Fábula del asno candidato

    Decía un burro a su mesnada:
    ¡Vótame con decisión!
    ¡Aprovecha la ocasión!
    ¡Es la fecha señalada!
    ¡Comencemos la escapada!
    ¡Luchemos a todo trapo!
    ¡No cometáis un gazapo!
    ¡Nadie nos podrá parar!
    ¿Y por qué te he de votar?
    ¿A mi? Pues porque soy guapo

    ¡Combatamos la derecha!
    ¡Usemos nuestro derechos!
    ¡Juntos no tenemos techo!
    ¡Quedémonos en la brecha!
    ¿No veis la gente maltrecha?
    ¡Votadme a mi, os lo suplico!
    ¡El poder yo reivindico!
    ¡Portemos briosos la llama!
    Dime….¿Cuál es tu programa?
    ¿Cuál va a ser? ...Que soy bonico

    Votadme para que cuando
    formemos nuevo gobierno
    sea verano el invierno
    y el paro siga bajando.
    Escribiré un memorando
    que prohíba estar ocioso
    El país será glorioso
    libre, progre y sin pobreza
    ¿Y cómo harás la proeza?
    …Lo haré porque soy hermoso.

    Esto es algo ocurre en ocasiones
    en las lides cortesanas,
    que hay quien va y vota con ganas
    en algunas elecciones
    a idiotas cuyas acciones
    ensalzan sin fundamento.
    Cuentan su opción como un cuento
    pregonando su hermosura
    y gobierna con guapura
    un guapísimo jumento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravilloso, Tío, maravilloso. Qué versos. Y además de excelentes son más sabios que Salomón. El dedo has puesto en la llaga con singular tino, amigo mío; has dado en el clavo, y un buen clavo, o muchos, merece el ataúd del sujeto a quien van recibidos los sartenazos rimados. En verdad, mi soneteado es otro, pero no cabe duda de que su Perico merece la descarga sobradamente. Viene muy a cuento su fábulilla. Y como todas, tiene su moraleja: dónde queda el rebaño ibérico tras lo leído, que votan a uno por guapo: por el lodo, que es, por desgracia, su hábitat natural de un tiempo a esta parte.

      Eliminar
    2. Soberbio retrato en verso que yo resumo en una frase corta: Sólo hay dos tipos de comunista, el hideputa y el bobo, a la primera especie pertenece el que se hace político, a la segunda el que colabora en que el primero llegue al poder. Mi felicitación por sus magníficos versos, Tío Chafachorras.

      Eliminar
    3. Ni Salomón, querido don Luis, ni Salomón.

      Eliminar
  2. Excelente soneto, don Darío, excelente sin duda alguna. Aún intuyendo el destinatario que creo no es otro que el que abajo firmará, si no es así corríjame se lo ruego. Mas como el arte es el arte y siempre admiraré el arte, no puedo dejar aquí sino un afable elogio cargado de admiración por la pluma que lo parió. Una perla caída del collar del ingenio, se mire por donde se mire. Francamente, en cuestión de sonetos, no le he leído otro mejor. Mi más franca felicitación. Un escéptico siempre dice lo que piensa. Y esta es ocasión de decirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo totalmente las alabanzas al soneto.
      No se quien es el sujeto pero ha merecido uno de sus mejores sonetos amigo
      un saludo

      Eliminar
    2. Debo confesar que me desconcierta usted, don Luis. Antes de nada, nobleza obliga, le doy las gracias efusivamente por sus amables palabras, tan llenas de donaire. Sé que son sinceras, y eso le honra en estas circunstancias. Además, el elogio de un gran poeta siempre es recibido como agua de mayo. Pero vuelvo a mi desconcierto: he creído entender que usted supone que estos versillos míos están dedicados a usted. Permítame decir que no acierto a comprender cómo ha llegado usted a esa suposición. El soneto lo inspira una persona en concreto, cierto, pero no es usted, y dudo mucho que la conozca. Además de que mi “muso” se llama Perico, esto es, Pedro, no veo nada en la descripción de este avariento ser ávido de dinero que coincida con usted. En todo caso, y a pesar de ciertos rifirrafes sin importancia que lamento en extremo, jamás se me ocurriría levantar la pluma contra usted, en honor a los viejos tiempos y porque no creo que sea usted merecedor de mis burlas, las cuales dejo sólo para sujetos despreciables.
      Reciba un cordial abrazo, don Luis. Siempre es usted bienvenido en esta Caverna.

      Eliminar
    3. Gracias, querido Tío, por los elogios. Sospecho que más se merece un buen puntapié en los colgajos que mis humildes versos el individuo en cuestión. Todo se andará, pues ya se sabe eso del cerdo y San Martín, sin ánimo de ofender a los cerdos. Animalitos.

      Eliminar
    4. Empezaré diciendo que una vez más la intuición me ha fallado, acaso por no ser femenina. Le explico de modo breve, don Darío. Al leer su excelente (tómese como sinónimo de excelso) soneto, mi pensamiento hizo metáforas sobre las metáforas, costumbre típica de Góngora, sumé ese factor al título, sobre todo pensando en lo de “amargao” y... el resultado fue el error que me hizo creerme el destinatario. Los rifirrafes a los que alude usted, juraría que se deben a malas interpretaciones por ambas partes. Por mi parte -valga la “rebuznancia”- los deposito donde deben estar a mi juicio, esto es en la papelera del olvido. Que si alguna cosilla hubo o hay que nos pueda separar, creo que hay muchas más que nos pueden acercar. Más en los desgraciados tiempos que nos está tocando vivir. Yo estoy especialmente irascible y no debo permitirme confundir a un amigo con un enemigo. Reitero todos los elogios al soneto, le tiendo mi mano y le doy también un cordial abrazo, don Darío. Aquí tendrá mi pluma y mi espada a su disposición, que acaso sea necesaria esta última a no mucho tardar.

      Eliminar
    5. Pues aquí están mis brazos y mi mano. Pelillos a la mar, don Luis. Juntemos espada y pluma como antaño por la causa común y a gastar energías donde se deba. Bien dice usted que es posible no sea muy tarde.
      Un fuerte abrazo, amigo mío. Reitero mi agradecimiento por sus amables palabras a la par que me disculpo por mi tardía respuesta: me ha sido imposible asomarme antes a este cacharro infernal. Ahora, que corra algo líquido con un lígero contenido alcohólico y a brindar por los pocos y buenos.

      Eliminar
  3. Enhorabuena por el soneto D. Diógenes, le ha quedado bordado con hilo de oro.

    También merece ser felicitado el Tío Chafachorras, por sus décimas que me han recordado a...muchos, ¡muchísimos políticos!

    Abrazo gordo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por sus palabras, bardo sublime. Ésas sí que son oro puro. ¿Se suma usted al bebercio que hemos montado don Luis y yo? No sentiríamos muy honrados. Sus y a ello.

      Eliminar
  4. Loor a los vates que han dejado sus flamas de Apolo en aquestos reynos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ellos brindo, y por usted, favorito de las Musas. A por el segundo barril.

      Eliminar
  5. Estimado Diógenes

    Desde el feliz día que decidí retornar a escribir algún que otro verso de nuevo y alojarlo en tu casa, el hediondo y repugnante cerdo que compartimos virtualmente ha tomado la costumbre de mandarme mensajes con la sutileza propia de su artte; es decir llamándome cosas tan intelectuales como "gordo" (no hay más que tener ojos en la cara para afirmar al cualidad dimensional) o tan desactualizadas como llamar a mi mujer "coja" (que ya curó sus males y cada día está más buena)

    No por insistencia tan contumaz voy a dejar de asistir a su morada pero me permito utilizarle como vía de contestación de tan inteligentes y fundamentados calificativos con alguno de mis poems inspirados en tan excelso personaje.

    Ruego me los publique, porque sin duda, masoquista como es, continuará visitando su morada por más que la pulcritud de la misma deba provocarle una alergia gaseosa.

    Ahí van:

    Al Gnomo con cariño

    Solo he de untar mi casa con jabón
    para que escapes de ella, repelido,
    porque saldrás corriendo malherido,
    que el perfume te causa comezón.

    Sólo usando en mis versos la razón,
    podremos advertir que tu berrido
    es solo un presuntuoso sinsentido
    podrido por tu infame condición.

    No intentes parecer lo que no eres,
    pues nada harás que pueda confundirse
    con alguien de respeto y deferencia.

    Así pues, aunque fueras donde fueres
    la gente no podrá más que reírse
    al ver tu estulta y necia inteligencia


    Panegírico Hagiógrafo del Gnomo de Internet

    Parásito social sin restricciones,
    enano en estatura e intelecto,
    alérgico al jabón, gusano infecto,
    homúnculo sin gracia ni cojones.

    Se nota cuando excretas tus canciones
    que importas mucho menos que un insecto,
    y sueles, con frecuencia, usar el recto
    de hogar acogedor de bujarrones.

    Debido a tu mediocre inteligencia
    te jactas de dormir con una guarra,
    aborto de un pollino y una cerda.

    No es raro que sea grande tu indolencia
    y cada vez que agarras la guitarra
    lo único que salga sea una mierda.


    Como ves yo también te quiero Juanma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Caverna, querido Tío, es suya, y más si es para propinarle tan magistrales sopapos a la culiloca afónica y cochina. Es más de lo que se merece, pero lo que nos reímos a su costa. Y de fijo que viene a por más, que al que le gusta que le den...

      Eliminar
  6. ¡Jojojojojojojojo y rejoooo! Esmerada pluma la del Tío Chafachorras, harto de reír y de vino voy, ¡vive Dios! Mi enhorabuena de gala para usted Tío.
    Por otra banda eso de "culiloca" creo debe ser atinadísimo amén de inspiradísimo. estimado don Diógenes.
    Un abrazo y tes cajas de albariño les dejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y por sus amables palabras,querido don Luis. En verdad, debo decir, para ser justo, que el epíteto que tan bien define al gusano que se arrastra por estos pagos se debe al simpar ingenio de herr Tannhäuser. Y ya le conoce usted.
      Quedo muy reconocido por esas cajas de Albariño, licor de dioses. Confío en que me ayude a abrirlas y a descorchar, así a bote pronto, media docena de ellas. Les haremos justicia.

      Eliminar

Opinen en buena hora, amigos, opinen, que me huelgo de leerles.