martes, 5 de abril de 2016

SONETO A LA INFILTRADA





Me da que es choteo eso de Cristina,
que poco Cristo tiene esta fullera.
Más le pega, y de pega es ella entera,
que luzca en su carné Luciferina.


Aún tapada, fácil se adivina
la traición, que es su cara verdadera:
¡un topo en Sol! Es tanta la ceguera...
Y no le falta al ojo vaselina.


Mejor le va la rama que la vara,
y con muchas le hacía yo homenaje,
so bruja teñida, que no secara


fuente alguna. El mandil bajo su traje
de un quemazo seguro le asomara.
Merece la perfidia tal ultraje.






¡Cuidado, niños! La bruja de los Gatos anda suelta...









 

6 comentarios:

  1. ¡Vive Dios! Que ante tal cuento
    e inteligencia pristina,
    he de preguntar con tiento
    ¿Quién cojones es Cristina?

    ResponderEliminar
  2. ¡Albricias! ¡Cáspita! ¡Carambolas! El amigo Chafachorras. Qué gratísima sorpresa. Qué alegrón. Pasa, pasa, Tío. Ponte cómodo. ¿Un copazo para celebrar el reencuentro? Tenemos mucho que contarnos. Y, por lo que veo, este largo silencio no te ha hecho perder el tino ni la sal. Menudo epigrama. Tan agudo y certero como siempre, con su punto de mala leche. Permite que responda a tus versos, y a tu pregunta, con otros:

    Confío en que tras la pista
    seas tú el que lo cuentes:
    en este cuento la “lista”
    escóndese tras cien fuentes.

    Versos del montón, pero espero que echen luz sobre la que se oculta. Excuso dar más detalles, que luego vienen las catervas de abogados y no anda mi bolsa para togas a falta de cuero, pese a estar en ellos.
    Por cierto, amigo mío, y entrando en lo que importa: ¿vas a volver a deleitarnos con tus escritos? ¿Tendremos en breve el placer de leer nuevamente esas inefables “crónicas botijarenses”? Se echan de menos.
    Un trago por los viejos tiempos, querido Tío, y por los viejos amigos. Espero que vuelvan. Aún no han caído del todo las picas ni las plumas, y bien que hacen falta.

    ResponderEliminar
  3. ¡Presto, dó de la Suprema! ¡Dó de los lienzos de la hoguera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haced los honores, don Fernando, y encended la hoguera. No os faltan ni chispa ni fuego.

      Eliminar
    2. La decencia determina
      den azufre, pez y fuego,
      a quien trampa hizo en el juego
      por de sota usar Cristina.

      Eliminar
    3. ¡Jojojojojojo! Sota es, más de qué palo... Desde luego, azufre no les va a faltar a los tahures.

      Eliminar

Opinen en buena hora, amigos, opinen, que me huelgo de leerles.