martes, 9 de febrero de 2016

ENTRE LAS RUINAS






Cuando el velo de la noche
cubre de penumbra el cielo,
aquel que huye del pasado
preso acaba del recuerdo.



Y en tan solitaria cárcel,
melancólico retiro,
unas lágrimas amargas
acompañan al olvido.



Recuerdo… Olvido… Hermanos
son como el sueño y la muerte.
Sólo quien así ha velado
el dolor sublime entiende.



Entre moribundas sombras;
entre lánguidos suspiros…
se cae rendido, exhausto,
por el peso de los siglos.



















4 comentarios:

  1. a ver si te mueres de una puta vez, puto mediocre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cree el putón que son todos de su condición. Gracias por tus buenos deseos, Hojalatilla. Como comprenderás, no tengo ningún deseo en complacerte, y no me refiero a darte por el culo, que sé que te mueres de ganas, locaza. Eso sí que sería para morirse.

      Eliminar
    2. Magníficos versos, una verdadera delicia para los sentidos amigo mío. Por cierto: como yo he visto bastantes muertos,y no precisamente en un videojuego, siempre me llama la atención la facilidad conque algunos desean la muerte a otros. Seguro que este individuo se tiene por buena persona y todo. Porque se puede pasar por alto un <>, pero desearle la muerte a otra persona con esa gratuidad es propio de alguien que tiene que estar por dentro muy podrido.

      Eliminar
    3. Gracias por tan amables palabras, maestro. Lo que importa es la poesía. Lo otro... Decir que está podrido "culoloco" es ofender a la podedumbre. No puede vivir sin mí: qué se le va a hacer.

      Eliminar

Opinen en buena hora, amigos, opinen, que me huelgo de leerles.