martes, 22 de diciembre de 2015

LA NUEVA COCINA (I). INTRODUCCIÓN CON DISQUISICIONES VARIAS




En más de un ocasión he dicho que la nota dominante de los tiempos modernos es la estupidez. No se me escapa que otras características le irían como añillo al dedo a la modernidad, tales como la mediocridad o la jactancia, ya que nos han hecho creer que vivimos en la cima de las edades y culmen de los siglos. No obstante, me quedo con la estupidez, ya que incluso quienes no son jactanciosos o los que destacan en algo no pueden sustraerse de la tónica dominante que lleva a todo el mundo a hacer el idiota muy a menudo. Y qué orgullosos de tan maravilloso derecho. Si no me creen, cojan ustedes un periódico, armándose de valor; enciendan el monstruosos aparato que es el ónfalo del hogar, y casi de la existencia de hogaño; dense un garbeo por las redes donde son pescados tanto ociosos incautos; cometan tales temeridades y se darán de bruces con una sarta de mamarrachadas a cual más colosal. Y pocos se salvan.
Parece que en estos días de desaforado progreso científico y tecnológico, sin faltar el material -y el materialista-, con el consiguiente retroceso espiritual, no podía faltar el avance de la imbecilidad. Tanto lo uno como lo otro se desbordan de la misma fuente, pero no entremos en honduras. Lo más curioso del caso es que tal idiocia generalizada nace del fatuo convencimiento de que hoy día somos más listos que nunca. Y como la humildad suele ir de la mano del sentido común, así nos luce el pelo. Por eso antes ponía a la jactancia como rival de la estupidez como signo de los tiempos. El hombre moderno, en su impuesta e impostada soberbia, se cree tan superior a todo lo anterior que considera un desdoro seguir las normas y creencias de siempre, caducas, fascistas y casposas antiguallas, aunque se amolden a la más elemental cordura. Seguir a los viejos maestros, esto es, la sensatez de toda la vida, es tenido como un delito abominable.
Curiosamente, esta creencia ha arraigado en unos tiempos en los que predomina con atroz pertinacia el hombre masa, el esclavo feliz de nuestros días, en el que la idiotez es norte y guía. Y bien orgulloso está de ello. Ya decía Goethe que las masas permanecen siempre en la minoría de edad. Las nuestras gatean aún con el chupete en la boca. Y quítenselo ustedes: el berrinche es de aupa. Por descontado, esto no es consecuencia de una penosa casualidad o de una ley natural. Todo obedece a un plan establecido hace mucho por mentes siniestras y oscuras, pero esa es otra historia que quizás un día ataque.
Por desgracia, pues uno es hombre de letras y diletante a sus horas, la idiotez se ha cebado con especial saña en estos campos del saber donde desde hace muchos siglos el hombre ha dado lo mejor de sí para redimirse de muchas miserias. Contemplen si no el estado de la literatura: basta que un emborronador de cuartillas escriba cuatro párrafos locos con una señorita empecinada en que su amado la golpee, cosa que se ve debe de ser de lo más excitante; que nos aburran con un plomo sobre las inquietudes de alguna mujer ya de cierta edad que se entrega, aburrida de la vida, a un viaje iniciático en busca de sí misma, entre otras calamidades literarias que sería prolijo, y muy desagradable, mencionar, como algún petardo histórico o el enigma del manuscrito del club de la secta de la madre que los trajo de un escritor famoso de antaño -todo muy anticlerical, claro está-,  para que cualquier mindundi vea como sus sienes son ceñidas con la corona de Apolo, y sus bolsillos llenados con los dineros de Pluto.
Y qué decir de la música o el arte que no nos ponga el vello de punta. Vayan ustedes a un concierto de música contemporánea, y tendrán que hacer ímprobos esfuerzos para discernir cuando la orquesta ha acabado de afinar y cuando ha empezado a tocar la pieza. En todo caso, podrá saberlo cuando la cosa se ponga verdaderamente desagradable. Y eso por no hablar del sujeto aquel que daba recitales en los que pulsaba las cuerdas del piano con un hacha para acabar haciendo astillas al instrumento (lástima que nadie lo hubiera hecho con él), o aquel otro que tocaba también el piano, pero sin levantar la tapa, con lo cual deleitaba al auditorio con los golpecitos de la mano sobre la madera. Tan verídico como atroz.
Pero es que en el campo del arte la cosa no se queda atrás. ¡Lo que se ve, amigos míos, lo que se ve! Desde que a unos pintamonas les dio por llenar el lienzo de rayajos, a otro por la humorada de presentar como obra de arte un urinario (más propio sería un váter, ya me entienden), hasta los que nos espetan una carretilla llena de quesos o un bote con excrementos (insisto, muy sincero), por no hablar de los que se hacen picadillo en público en esas majadería llamadas “performances”, o aquel otro que ofreció su virginidad anal como obra artística -que también era hacerse picadillo-; repito, desde que tales disparates se perpetran el arte ha degenerado hasta lo abominable, basado en el aparentemente maravilloso y progresista supuesto de que ahora todo es arte, lo que propicia que ya nada lo sea. De todos modos, el derroche de estulticia no viene de esta panda de orates y pillos llamados artistas, ni de los que los promocionan, aún peores, si no de la patulea de memos pedantes que les hacen el juego al tragar esta bazofia, que antes tienen por un excelso manjar para el cacumen. Y cómo se forran con la pedantería algunos.
En definitiva, la conclusión a la que podríamos llegar es que hay que hacer el indio para triunfar en esta vida. Y para apoyar a mis palabras vayamos al motivo principal de estas letras: la moderna concepción de la gastronomía, pijiprogrez que han dado en llamar la nueva cocina, campo donde la estupidez se muestra del modo más sangrante y evidente. Como ejemplo de hasta qué cimas, por no decir abismos, de memez ha llegado el ser humano, permitan que les refiera lo que me sucedió hace unos años al respecto, episodio que bastará para ilustrar mi tesis mejor que un tropel de sesudas razones. Pero tendremos que esperar a otro día para narrarles los avatares de aquella noche infausta, pues debo reunir fuerzas y valor para ello. Falta hace. Mientras, espero que una bien surtida bandeja de dulces navideños atraiga a mi musa.











7 comentarios:

  1. Al arte le ocurre lo que al sexo: hace años el masoquismo -y el sadismo- eran considerados aberraciones pero, un día, ya estaban los ochenta criando malvas y esto se transformaba ya en otra cosa, se supo de "un estudio" pergeñado por sesudas mentes de la diosa ciencia dando un nuevo "enfoque" (yo diría enmorse)al asunto. Y apareció una palabreja que a partir de entonces se utiliza mucho por los Hunos (entiéndase la progresía): "opción" (hoy en día ha sido sustituída por "sensibilidad", pero dentro del mundo de la política). Y efectivamente, en eso acabó aquel marquesito de marras: en una opción. Y es que sacudirle los tocinos al copiloto del colchón no es para tanto; a fin de cuentas, decían los sexólogos de la época, si es consentido y se trata de adultos emocionalmente maduros ¿Por qué no?. Y entonces me empecé a preguntar si es que los asirios no eran tan bestias como los pinta la Historia, sino un pueblo que decidió tirar de una "opción". Así que, ahí los tienen: una nueva horda de asirios asolando la comarca dirigidos por otro Naboporasar. Malditos caldeos, siempre con una mujer y a lo monje ¡con lo que mola el látex!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene usted una chispa divina para explicar las cosas. Y gracia a espuertas. Y aunque el fondo del asunto es para llorar, me he reído de lo lindo.
      Ha tocado usted un asunto peliagudo, en el que de nuevo la aberración se disfraza de verdad para engatusar al rebaño, tan fácilmente manipulable. Y todo en nombre de la libertad, el progreso, la modernidad y demás palabrería de oropel, máscara tras la que se oculta la verdadera intención de "ellos": un nuevo mundo a sus pies. Por descontado, con el concurso de la medicina, arma de descomposición espiritual como pocas. Para sojuzgar al personal, que mejor que animalizarlo. Y para ello, qué mejor que obsesionarlo con el sexo, incluso con sus prácticas más depravadas y abominables. Dicen que esa "opción" está muy bien y merece todo nuestros respetos. Ya me gustaría a mí que hubiera caído en mis manos alguno de esos "sabios" para darles en la "sensibilidad" unos "opcionazos", sobre todo de pino gallego. Qué falta hacen...

      Eliminar
    2. ¡¡¡JOJOJOJOJOJOJOJOJOJOJO!!! Hágalo hasta dejar la tranca convertida en mondadientes. Lo esconderé a usted en mi casa si es necesario. Por cierto: ¿Sabe usted por qué en Venezuela no hay electricistas? Pues porque los mandó liquidar Maduro cundo le dijeron los asesores que esos tipos andaban con la resistencia. En fin. Un día debería usted tocar el tema del sexo en las tareas del hogar. El primer episodio podría estar dedicado al "Menaje a Trua", que como usted sabe muy bien,es invento galo y significa guardar la loza en la alacena de tres en tres. Harto erótico, oíga. Reciba usted un cordial saludo.

      Eliminar
    3. Que no falte el buen humor, don Fernando. Bien está desayunarse con chanzas tan saladas. Aún me estoy riendo. Y mire que lo de Maduro bien podría ser cierto y no chiste, dadas las "luces" del amigo. Por lo pasado debería llamarse Pocho.
      Lo del Menaje a Trua, otra humorada de esos degenerados franchutes, habrá que sopesarlo, pues me apasiona la loza y sus variantes diversas. Y que conste que no tomo como metáfora eso de meter la loza en la alacena.
      Un fuerte abrazo, amigo mío. No caerá en saco roto su consejo de hacer astillas la tranca. Y sigo sin hablar con metáforas. Le deseo de todo corazón una feliz Noche.

      Eliminar
    4. Jajajajajajajaja,,, nooo, si está usted que se sale también, hombre. Igualmente sea la noche feliz para ti y tu familia, camarada.

      Eliminar
  2. AUNQUE CON RETRASO FELICES FIESTAS NAVIDEÑAS Y QUE EL SEÑOR NOS DE PAZ, AMOR Y ALGUN DINERILLO, QUERIDO AMIGO Y COLEGAS CAVERNARIOS.
    ABRAZO GORDO
    Y
    ¡¡RIAU RIAU!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo mío. Le deseo lo mismo de todo corazón.

      Eliminar

Opinen en buena hora, amigos, opinen, que me huelgo de leerles.