martes, 26 de enero de 2016

SONETO A LA REINA PHYLIRA




El numen cante agradecido al Hado,
aun humilde, la gran merced del Cielo
de dar a un gran afán, eterno anhelo,
el don divino de vuestro reinado.


Hermosa Phylira, espíritu elevado,
quiera Dios que alma de muy alto vuelo
por siempre sea, en tan dulce desvelo,
luz de un eterno amanecer dorado.


La pluma a vuestros pies, como la espada;
será mi vida daros por servida;
el alma os pertenece, destinada


para tal causa, para tal nacida.
Y hasta que a la Gloria sea llamada,
vuestros serán pluma, espada, alma y vida.










2 comentarios:

  1. Impresionante, lírismo perfecto, homérico... me descubro oh, Ovidio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sus palabras me dejan a mí sin ellas, querido amigo. Abrumado y agradecido quedo. Harto placer da que le celebre a uno quien es mucho más digno de ser celebrado. Voy de inmediato a la bódega: hay que regar el momento con lo mejor que halle. Por las Musas y por quienes les levantamos la túnica para tirarles pellizcos.

      Eliminar

Opinen en buena hora, amigos, opinen, que me huelgo de leerles.