domingo, 3 de mayo de 2015

POESÍA PERDIDA


      
      Paseaba hace poco por una playa del norte, en uno de los raros momentos en los que puedo huir de mis trabajos. Anochecía. El cielo estaba cubierto con un velo gris, la más adecuada gala para acompañar a mi melancolía. Tan absorto estaba en mis pensamientos, que ni siquiera me daba cuenta de que una fina y pertinaz lluvia me estaba calando hasta los huesos. Parado frente al océano, el espectáculo del mar tempestuoso me aterraba y me deleitaba al mismo tiempo. El eco furioso de su eterno canto hacía de bajo continuo de mis tribulaciones. Mi pesar comenzaba a ahogarme, hasta el punto de sentirme como un náufrago que estuviera anegándose en el encrespado piélago que ante mí se alzaba amenazante. La vista de una pobre barcaza abandonada en la orilla me llenó de una tristeza inmensa. Cuánto cansancio. Qué insoportable hastío...
      Decidí volver a mis habitaciones. Al poco, tropecé con algo: era una botella, esmeradamente labrada con extrañas filigranas, de un azul claro con matices de verde esmeralda. No estaba vacía. La desenterré con sumo cuidado, y con no menos arranqué el ya un tanto podrido corcho. Contenía un pergamino. Era tanta mi curiosidad que rompí el lacre, el cual contenía un sello con una imagen que me pareció un ave. El tiempo había dejado su huella.
      Aunque imperdonable por mi parte la impertinencia, y el dar a conocer lo que contenía aquel pergamino, creo que al haberse perdido en una playa ignota tras su periplo por las aguas, Dios sabe cuánto tiempo, y caer así en mi manos justifica mi acción. Tal vez el destino lo haya querido así…


Segismundo Delantro




Amor fue para mí siempre un esquivo
dios que en llanto anegaba la esperanza,
ahogada por el plomo en alianza
con silencios y el oro fugitivo.


Pero se apiadó el Cielo de un cautivo
del error, y el milagro dio en mudanza;
quien la muerte veía en lontananza
por amor, está por amor hoy vivo.


Un ángel descendió a mí refulgiendo
y trocó en paraíso mi desierto.
¿Tal merced es sueño? Así lo entiendo;


mas en mi duda tengo algo por cierto:
si en la muerte del sueño estoy viviendo,
pienso que he de morir si me despierto.


                                                   C. B.




https://encontrandolalentitud.files.wordpress.com/2013/02/caspar_david_friedrich_-_northern_sea_in_the_moonlight_-_google_art_project.jpg









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opinen en buena hora, amigos, opinen, que me huelgo de leerles.