jueves, 12 de marzo de 2015

MI ESPOSA, MI VIDA




Con sumo gusto, queridos amigos, me pongo a cincelar de nuevo tras mis fatigas varias y variopintas. Y de nuevo, para nuestro solaz y gozo, será el Lucero de la Corte quien nos deleite con sus luminosas rimas. En esta ocasión, la siempre brillante lira de don Ga to vuela sobre senderos nuevos y más apacibles. Si nos tiene acostumbrados a fustigar con su talento y su ironía a los torticeros que tanto abundan por la piel de toro, para dejarla hecha pellejo, hoy nos regala estos hermosísimos versos que..., mas, ¿para qué demorar el placer de su lectura con mis torpes palabras? No quisiera perturbar el dulce encanto del momento... Ya nos acaricia el argénteo eco de la risa de Erato...







Marido y mujer seremos,
ahora y hasta la muerte;
reímos cada momento,
izamos la vela fuerte,
al Cielo nos avancemos.



Doy gracias a Dios por ti.
Esposa, estoy contento.
Las risas siempre por mí.



Pudimos jamás mirarnos,
imaginar no quisiera,
lejano queda ese intento;
acerbo loco volviera
rechazando bien amarnos.



Amar es muy especial.
Marido, ese es mi nombre.
Orgullo por ello siento.
Regalo de Dios a un hombre.



Mujer eres tan genial,
instantes saben a besos,
obtienes mis embelesos.





                                Ga to












Omnia vincit Amor















5 comentarios:


  1. Hoy, querido amigo, no procede el "fascista" para estos "sublimes" versos, tan sentidos y apasionados como hermosos. Afortunado tú por tener quien los inspire, y afortunada ella por tener quien se los dedique. Afortunados los dos por teneros. El amor todo lo puede. Cuída y preserva este divino don como conviene. No hay mayor tesoro en la tierra, ni mejor bagaje para el que nos espera en el Cielo.

    Un fuerte abrazo, Horacio matritense. Ponme a los pies de tu "Lidia". Os deseo a ambos lo mejor, que es justo lo que os merecéis. Brindo por vosotros y por la poesía. Que no cese la lira ni el canto..., que no cese el dulce veneno de embriagarnos...

    ResponderEliminar
  2. Querido y admirado anfitrión y mecenas:

    Gracias por la elegante publicación, los finos consejos y las afectuosas bendiciones.

    He encontrado dos temas satirizables antes de que llegue la Semana Santa, en cuanto halle hueco me pongo a ello y se lo envío, D. Segismundo.

    Cuídese y que Dios le guarde, querido amigo.

    Ga to.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. De nada, amigo mío. Los agradecidos somos los que disfrutamos de sus versos. Que no falten. Y, por lo que veo, no faltarán. Hay Caverna para rato...

      Un fuerte abrazo, don Ga to. Quede con Dios, que es la mejor compañía que conozco.

      Eliminar
  3. Por Fín, He Retornado, A Esta Caverna,
    Tras Un DESCANSO, Que Creo Merecido.
    Y Como ES Propio De Hombre Bien Nacido,
    Gracias Doy, A La MUSA Dulce Y Tierna,

    Que Acompaña Mis Días De Galerna,
    O De Alegre Cantar, Según Ha Sido,
    El Tiempo, Contra El Que Haya Combatido.
    Que Nuestra Unión, Amada, Será ETERNA.

    Felicito Los Versos Del "FELINO"
    Y Saludo, Contento, A Los Amigos,
    Dejando Aquí Estas Líneas Por Testigos.

    La Verdad, Es Que Echaba De Menos,
    La Estancia En Estos Antros Tan Amenos,
    Y Por Eso Retorno Y "Esto" Fino...

    Y Como Habrá Más Cosas En La Lista
    Y El TEma "Demasiado OCHOCENTISTA",
    Marco Sin Remisión Un "SUBLIME" Y Un "FASCISTA".

    Pd.- Un Cordialísimo Saludo Para Todos Los Amigos Y Vistitantes Cavernarios, Querido Señor DELANTRO. Y Recuerdos Para El Querido Hermano DIÓGENES.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Se echaba de menos su extraordianario numen, querido Fénix, por estas oscuridades, más espesas si cabe debido a su ausencia. Pero ya vuelve a brillar la luz de sus sonetos, tan brillante por fuera como por dentro, para deleite de los amigos, que tanto le apreciamos.

      Merecido el descanso, sin duda, pero también algo aborrecido al privarnos de su genio. Pero no seamos egoístas. De vez en cuando conviene parar, aunque sólo sea para volver con más fuerza. Y los tiempos que corren requieren de toda ella. Pero no me cabe duda de que los poderoso ecos de nuestro alegre cantar se impondrá a la furia de los vientos de esta galerna de hogaño. Celebro que el descanso no haya debilitado su finura a la hora de evocar imágenes tan sugerentes, querido Old Nick.

      Un fuerte abrazo, amigo mío. Y bienvenido de nuevo a este su antro, más suyo que de nadie, pues siempre ha sido usted como su genio tutelar. Alzo mi copa por el retorno del rey, por el amor eterno y por las amadas que hacen posible que lo sea. Hasta el final siempre...

      P. D.: Ya preparo la segunda ronda, que ésta me ha sabido a poco.

      Eliminar

Opinen en buena hora, amigos, opinen, que me huelgo de leerles.