sábado, 21 de marzo de 2015

DÉCIMAS AL GAZPACHO ANDALUZ CON MUCHOS "TROPEZONES"







Aunque llueva y haga frío,

qué mejor que este gazpacho.

Hoy de esta farsa me río;

ya vendrá luego el empacho.





      Y después de mis ripiosos versos a modo de entremés, les dejo con el plato fuerte, cocinado por el chef Ga to con su habitual maestría. Buen provecho.




      







Las próximas elecciones.
¿Son chorizos o ladrones?
¿O amigos de los masones?





Destapado el tafanario
de elecciones andaluzas,
rienda libre a las chapuzas
y a insultar como sicario.
No es que salga de un armario
la presidenta Susana,
es que es de escuela pagana
sin vergüenza, ni tronío,
que ejecuta su albedrío
y el debate lo empantana.



En Andalucía existe
una fama bien ganada,
pues se vota por mesnada
y por la pasta se insiste,
y es que a ello ¿quién resiste?
En habiendo per y paro,
los amigos en amparo
y la tierra abandonada,
empresario en desbandada
y se trinca con descaro.



Y tenemos a Bonilla
como adalid del Pepoe,
que aunque a la otra le incoe
no es ninguna maravilla.
No le clava la puntilla
aun teniendo la ocasión,
le pesa la corrupción
generada en su partido.
No resultará elegido,
habrá pacto de ladrón.



No es que sea él un mal hombre,
es que le lastra el pasado
del partido financiado;
que desconozcan su nombre
y que el Bárcenas asombre,
en tierra meridional,
resulta poco genial
cuando a gobernar se aspira.
La tendencia no se gira,
ni siendo el más racional.
                   

                                                        Ga to







Verde que te quiero verde, sobre todo en los billetes. Comienza el baile en el Patio de Monipodio.











3 comentarios:


  1. Excelentes versos, querido amigo, para esta grotesca función meridional. Veo que su cálamo se pasea por la piel de toro, hoy antes pellejo, como Pedro por su casa, y dando mamporros a diestro y siniestro con admirable maestría. Que no falte.

    Y en lo que toca al original gazpacho andaluz, lo digo por el mucho chorizo que lleva y la gran cantidad de mendrugos, ya veremos qué pasa. ¿Conseguirá Susana ser "Subsana"? A pesar de su poca chispa, ¿quedará Bonilla hecho Carbonilla? ¿Podrán los que pueden podarnos? Preparen el bicarbonato, porque nos va a sentar como un tiro la cosa.

    Un fuerte abrazo, amigo mío. Aunque, por desgracia, debo desvanecerme en las sombras y aparecer sólo como esporádicos fogonazos, espero que el fuego de su genio siga brillando por estos lares. Necesitamos un sol como Dios manda...

    ResponderEliminar
  2. Muy agradecido Sr. Delantro por su cálida acogida, su excelente puntuación y su graciosa introducción.

    Solamente y dicho con todo respeto y afecto que el escarlata sobre negro rige por el mutuo respeto que tenemos a los cardenales de la Iglesia, a los que se lo merecen claro, como el cardenal Muller. Nada tienen que ver con otros homínidos zopencoides y asesinos matacuras y quemaiglesias.

    Sé que la duda puede ofender, pero con más de 22000 visitas que ya tiene su Caverna, no creo que todos los visitantes sean honrados y católicos, para que no se hagan ningún tipo de ilusiones rogelianas.

    Fuerte abrazo y prósperos viajes y pesquisas.

    El seguro servidor de Usarced:

    Ga to.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Celebro que le haya gustado, amigo mío, el acabado de sus excelentes versos, al igual que agradezco sus palabras. Respecto a ese "rojo sobre negro", debo confesar que no había caído en lo que usted observa, y no es baladí la cosa. Por descontado, lejos de mi imaginación el tratar de relacionar churras con merinas, si se me permite la expresión. Todo mi respeto a los cardenales y a la Santa Madre Iglesia, y el que vea lo que no hay y se haga ilusiones bermejas, que venga a La Caverna: le estará esperando un buen fuego A decir verdad, con el rojo quería sugerir el color del gazpacho, dado el título que me tomé la libertad de inventar, color este que tiene otras connotaciones que os ocioso mencionar y venían muy al caso. Además, así aprovechaba para variar el habitual blanco que empleo para sus rimas. Lo demás son desgraciadas coincidencias al margen de mi voluntad. Agradezco el comentario, don Ga to, que uno mete la cabeza en mil cosas, y quisiera meter la pata en otras mil.

      Un fuerte abrazo, Horacio matritense. Agradezco en extremo sus parabienes. Rece por mí, se lo ruego. Falta me hará. Y, si no es mucho pedir, siga usted atizando con su ígnea pluma a las huestes del Mal. Esto se pone feo...

      Eliminar

Opinen en buena hora, amigos, opinen, que me huelgo de leerles.