domingo, 15 de febrero de 2015

DÉCIMAS "A LA GRIEGA"






      En estos tiempos calamitosos que padecemos, y ante la ofensiva de las huestes maléficas que atacan a diestro y siniestro, es necesario echar la rodilla a tierra, alzar las picas y esperar con arrojo lo que venga. Y no está de más rezar un tanto, que falta hace.
      Por ello, con sumo gusto les regalo, amigos míos, estas décimas de don Ga to, tan certeras como brillantes. La lira se vuelve clarín y toque de corneta. Alcemos la voz antes de que la silencien. Al menos, caigamos con honor y un poco de sátira y mala leche. ¡Ah!, y el que avisa no es traidor. Venimos anunciando lo que va a ocurrir. Como diría el divino Old Nick, luego no se me quejen…



Segismundo Delantro




P. D.: Mis pesquisas avanzan con buen pie, pero los trabajos cavernarios van lentos. Me temo que esto se va a alargar. Ya veremos…












Estamos helenizados


En esta España querida
nos parecemos a Grecia:
ya no queda gente recia,
nos queda gente podrida.
Lograron honra perdida
si Andalucía miramos,
a Alaya la trasladamos
y aquí no ha pasado nada;
la corruptela tapada
y los Eres olvidamos.


Y es que funcionan igual
los rogelios y masones,
nos aprietan los cajones
y a vivir fenomenal.
Y con cansancio mortal
el pueblo ya ni se espanta,
el Bárcenas que no canta,
y si vienen leninistas,
corruptos los socialistas,
España ya no levanta.

                 
              Ga to Madri leño







¡Mucho ojo! Grecia está a la vuelta de la esquina.










5 comentarios:


  1. Querido Horacio matritense, vuelves a dar una lección de fina ironía y talento poético. Tus décimas son geniales y están llenas de buen humor, por más que encierren terribles verdades y un funesto augurio. Mal se pone la cosa. Por fortuna, aun quedan valientes poetas como tú para dar buenos calamazos. ¿Prenderá la mecha?... Como bien dices, hay mucha podedumbre.

    Un fuerte abrazo, amigo Ga to. Lo dicho: picas arriba y hasta el final. La batalla decisiva se avecina....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado y con su permiso, querido amigo Sr. Delantro:

      Muy agradecido por el pronto esculpido de mis versos lastimeros en la cueva-palacio, ahora en recobstrucción que vuesa merced administra con justicia y entusiasmo.

      Lamento que las labores de desescombro sufran nuevos retrasos, pero a buen seguro y según vuesa merced comentó a nuestro común maestro y amigo D. Diógenes no le ha de faltar ni el aire para respirar ni sus buenos caldos para elevar su gran espíritu.

      No sé si ya regresó de piratia o está ahora en pleno viaje, en cualquier caso le deseo grandes resultados y presto retorno a nuestro querida y maltrecha Patria.

      Qué vibren los cálamos y asorden los brindis y Viva España!!! o lo que el latrocinio nos deje de ella.

      Hasta pronto querido amigo, cuídese mucho, vigile su espalda y muchas gracias por su mecenazgo.

      Ga to.

      Eliminar

    2. Gracias a ti, querido amigo, por participarnos tus brillantes versos. Por fortuna, entre pesquisa y pesquisa, y periplo y periplo, puedo darle un poco al cincel. Bien merece la pena, y bien han de agradecerlo los hombres de bien. Que no falte la sátira y el genio. Y si hemos de caer, que sea con la risa coñona puesta, que lo de las botas siempre me ha parecido una bobada. Si es posible, con un cálamo en una mano, la pipa en la otra, y el regusto de un buen brandy endulzando aún más el postrer Viva España. Y si no es mucho pedir, con una sable ensangrentado o un fusil con el cargador vacío al lado. Pintado así, hasta parece tentador.

      Un fuerte abrazo, querido Ga to. No te descuides, que me he de cuidar a las mil maravillas, cosa que te deseo igualmente. Y que los brindis y vivas asorden, como bien dices (enhorabuena por el feliz y hermoso vocablo). La patria y algunos de sus hijos, cada vez menos, lo merecen. Hasta el final...

      Eliminar
  2. Respuestas

    1. Vaya, tantos años juntos y ahora le da por hablarme. Qué cosas.

      P. D.: Perdonad, amigos, si le doy cuartelillo a la cosa tragasables esta. Ya sé que Diógenes acabó harto de él y no quería verlo ni en pintura, pero no he podido evitarlo: tenía que exhibir esta excrecencia mental de Cagachillo. Es la monda. Y ya que estamos, invito a los lectores de este antro interesados en las enfermedades mentales, si es que los hay, a que realicen un estudio del queso gruyère prodido que tiene este sujeto por cerebro.

      Eliminar

Opinen en buena hora, amigos, opinen, que me huelgo de leerles.