jueves, 25 de septiembre de 2014

NÖRDLINGEN


       
        Corría el año 1634. Septiembre. En las cercanías de la ciudad bávara de Nördlingen, las tropas imperiales aguardan el momento en que tengan que enfrentarse a la patulea protestante formada por sajones y suecos. Estos últimos, salidos de sus brumas y hielos, se habían lanzado hacia el sur con extremados bríos aterrando a su paso a todo aquel que les plantase cara hasta llegar al corazón de la Alemania católica.
       Es la Guerra de las Treinta Años. Felipe IV no podía tolerar que esa gentuza amenazase sus dominios y se colase por el “Camino español”. Ordenó, pues, a su hermano el cardenal-infante don Fernando que formara en Milán un ejército, cuyo cimiento estaba en los curtidos tercios viejos de Idiáquez y de Fuenclara, y se lanzase a escabechar herejes. Se les unen tropas de diversas nacionalidades, entre las cuales se destacan las huestes italianas de Gambacorta (pero la mano muy larga). Tras cruzar los Alpes, a fines de agosto las tropas imperiales acuden a socorrer al ejército de Fernando de Hungría, que sitiaba con poco éxito la bien fortificada ciudad, pero la inminente llegada de los protestantes lleva al cardenal-infante a buscar una buen posición para esperar a las tropas que dirigen Bernardo de  Sajonia y Gustaf Horn. Este último, cornudo vikingo, despreciaba a los españoles, a quienes tenía por “desharrapados soldados” de un imperio en decadencia. Bien le iban a quitar al hideputa la soberbia, y a los suecos las ganas de paseos y hegemonías.
       Ufano por las contundentes victorias que había conseguido en su camino y mal informado del número de soldados con los que tenía que enfrentarse, lanza el sueco a su ejército contra los imperiales. La mejor posición posible se encontraba en la cercana colina de Albuch, donde las tropas católicas crean una fuerte resistencia. No obstante, los suecos son gentes de armas tomar y las expulsan, pese a la bravura de los italianos. Dada la importancia crucial para la victoria de dicha colina, a la mañana siguiente se lanza a dos regimientos de alemanes y al tercio italiano de Toralta para recuperarla. La temible caballería sueca carga y los alemanes salen pitando como si regalarán cerveza en algún cercano bar. Pero el tercio italiano aguanta con un par y frena en seco a los suecos. Para que luego digan que no han tenido buenos hombres de armas nuestros primos.
       Así las cosas, los mejores soldados del mundo, esto es, los tercios españoles, reservados para un momento como éste, entran en escena con un ataque combinado de picas y salvas de mosquete disparadas por turnos de padre y muy señor mío. Para más inri, cada vez que los suecos hacen las suyas, disparando tres filas a la vez, los españoles se tumban, con lo cual hacen ineficaces sus descargas. Creo que más de un rubiete empezó a ver aquí la cosa muy fea. Mal se le ponía el ojo a la burra sueca. Pero, para qué recrearse: la colina es conquistada.
       Con el tercio de Idiáquez como dueño de la dicha y dichosa colina, no le queda otra a Horn que mandar a su caballería con la desesperada necesidad de recuperarla. Y aquí es donde se da uno de los más gloriosos, épicos e impactantes episodios bélicos de la Historia. Allí, tan lejos de casa, con miles de penalidades y penurias a las espaldas, un grupo de hombres de bronce veteranos en las lides de Marte planta el pie en el suelo y se jura a sí mismo que antes perder la vida que la batalla. ¿Pueden imaginar vuestras mercedes lo que ha de sentirse cuando cientos de malas bestias armadas hasta los dientes se acercan a todo galope con la poco edificante intención de ensartarle a uno? ¿Es posible para los hombres de hoy día, hechos a la vida muelle, concebir el horrísono y ensordecedor son de tantas monturas golpeando la tierra a unos pocos metros?
       Allí, en la colina de Albuch, el tercio de Idiáquez aguantó quince embestidas de la hasta el momento invencible caballería sueca: seis horas, ¡seis!, pica en mano soportando a esa terrorífica máquina de matar que se les echaba encima para aplastarlos. Y tras ese último intento… “¡Je,je,je¡ Hasta aquí hemos llegado, pollos”. Los tercios, cabreados como sólo un español sabe cabrearse, se lanzan a por los nórdicos para mostrarles cómo se las gastan los bajitos. Y la mano de leches que se llevaron los suecos es para no contada. Cuando ya la cosa daba pena, la caballería croata dio buena cuenta de los restos.
       Desde entonces, la leyenda sueca se deshizo y quedaron los rubicundos muchachotes del norte para el arenque, el nudismo y el amor libre, y para hacer muebles baratos. Aún los desharrapados españoles tenían cuerda para rato y para seguir asombrando al mundo dando cera a diestro y siniestro. Como humilde, mas sincero y fervoroso, homenaje a aquellos valientes soldados valga este soneto y mi eterna admiración.





A  los héroes de Nördlingen
 

“Alzad picas y almas, ¡cobardes fuera!,
que el sueco carga con funesta hombría.
Nadie un paso atrás dé, ¡por vida mía!;
el cuerpo caerá, no la bandera.


¡Tercios!, admire la chusma extranjera,
demonios sin dios, en este gran día
del español la fe y la bizarría,
y que a manos de un buen cristiano muera.


Tumba será o la gloria esta colina:
ninguna de los dos nos es extraña.
Don Fernando, el Rey y la Divina


Providencia aplaudirán nuestra hazaña.
El trueno de la guerra se avecina...
Ya vienen: ¡Por Santiago! ¡Por España!”





El Tercio de Idiáquez presenta a los suecos sus credenciales. Aun a riesgo de faltar al decoro, debo decir que menudos "cojones" tenían. Las cosas por su nombre.














15 comentarios:

  1. Gran artículo, aunque paradójicamente esta gran victoria de las armas católicas tuvo como efecto la entrada de facto de Francia en la guerra (en realidad ya lo estaba apoyando económicamente a todo quien luchara contra España) que con su inmensa capacidad demográfica, que no militar, acabó decantando la balanza a favor de la causa protestante. ¡Manda huevos! como diría aquel ministro, que un cardenal católico, simoniaco y cabrón como él sólo, en contra de la tradición histórica hasta aquel momento de que el clero debía servir a Dios antes que al Rey y cuyo más claro ejemplo es Thomas Becket, fuera el que le acabase dando la victoria a la causa protestante cuando ésta estaba más que acabada. Cosas de la Historia... que fuera precisamente Richelieu quien "crease" por primera vez la Razón de Estado antes que el servicio a la verdadera fe, a diferencia de los papanatas de los gobernantes españoles, que hicieron el canelo más de una vez, por ejemplo en la Rochelle. Y así nos fue.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MUCHA SABIDURÍA, MI GENERAL, HAY EN TODO LO QUE DICE.¡FRANCESES, RAZA MALDITA! A BUEN SEGURO ASMODEO ESTARÁ DANDO BUENA CUENTA DEL INFAME RICHELIEU, CARDENAL DEL DEMONIO. SI ROMA NO PAGA A TRAIDORES, EL DEMONIO, MENOS. Y ARMANDITO SE MERECE EL CHICHARRÓN "AD AETERNUM".
      A DECIR VERDAD, LA GRAN TRAGEDIA ESPAÑOLA, APARTE DE LA SOBERBIA Y LA ENVIDIA DESMEDIDA, HA SIDO QUE HOMBRES MEZQUINOS Y DE ALMA PEQUEÑA NOS HAN GOBERNADO CASI SIEMPRE, PENSANDO SÓLO EN SUS TORVOS INTERESES, CON EL APLAUSO DE LA MASA FÁCILMENTE MANEJABLE, Y MALTRATANDO A LOS HÉROES QUE NUESTRO SUELO HA VISTO NACER. HOY DÍA DE LO PRIMERO HAY MUCHO... DE LO ÚLTIMO... MEJOR NO HABLAR. Y MASA... A RAUDALES.
      EN FIN, TAL VEZ CUANDO LA MORISMA SE ABALANCE SOBRE NOSOTROS LA RAZA VUELVA A RESURGIR Y VEAMOS DE NUEVO A LOS TERCIOS PASEARSE POR EUROPA DANDO LEÑA COMO DIOS MANDA.
      UN FUERTE ABRAZO, MI GENERAL. UN SALUDO A LA FAMILIA.

      P. D.: MUCHAS GRACIAS POR UNIRSE A LAS TRINCHERAS DE LA CAVERNA. ES UN HONOR. Y TODA AYUDA ES POCA.

      Eliminar
  2. Querido Duque:

    Esto es dos veces fascista (por la prosa y por el verso). Hogaño no sacaríamos ni un español como los que retratáis. Seguid Bueno.

    El Conde

    ResponderEliminar
  3. ¡DOS FASCISTA! ¡ALBRICIAS! ESTOY DE ENHORABUENA. YA SABÉIS, QUERIDO CONDE, QUE ESOS EPÍTETOS ME SABEN A AMBROSÍA.
    RESPECTO A LO QUE DECÍS DE LOS HOGAÑOS, AUNQUE IMITÁSEMOS A DIÓGENES (EL FETÉN) Y NOS LANZARAMOS FAROL EN MANO EN BUSCA DE HOMBRES COMO AQUÉLLOS,.. ¡RAYOS! QUÉ DESOLADOR PANORAMA...
    CUIDAOS MUCHO, CARO CONDE. RECIBID UN FUERTE ABRAZO Y LAS CONSABIDAS PALMADAS VARONILES EN LA ESPALDA. Y SERÁ MEJOR QUE VAYÁIS DESCOLGANDO LA TIZONA Y LE QUITÉIS LA HERRUMBRE. PRONTO VA A HACER FALTA...

    ResponderEliminar
  4. ¡Mis Señores, Hidalgos Y Soldados,
    Es Hora De Ajustar Todas Las Cuentas
    Que Llevamos Tragadas!¿Son Quinientas?
    ¡No! Más, Contando Sueldos Atrasados!

    ¡Que Nos Paguen Los Suecos Desalmados
    Y Que SE Lleven Por OCHOS, OCHENTAS!
    ¡Banderas Altas Y Descargas Lentas
    Que Esos Bestias, Vienen Muy Lanzados!

    ¡Duro Con Esas PICAS Y A Por Ellos!
    ¿Se Creían Que Ibamos A Estar Quietos?
    ¡Toque De Carga Y A Rematar Faena!

    ¡Que Prueben Nuestras Hojas En Degüellos
    Y Sepan Lo Que Son Los CUADROS PRIETOS,
    Que Derrota Obtendrán En Justa PENA!

    Loor Al Tercio De IDIAQUEZ Que CALIENTE,
    Dejó El Rostro, Al "CUERNO"(HORN) Prepotente.

    Magnífica RECREACIÓN De Una Durísima BATALLA, Querido Hermano En Lides Y Versazos. Aquí Te Dejo Un Humilde Soneto Pergeñado Tras La Lectura De Esta Gran Entrada.
    Honra A Los TERCIOS ESPAÑOLES Y PATADA EN LOS HÍGADOS A LOS ANTIHISTORIADORES "AL USO".
    Un Cordial Abrazo.
    Un Brindis Por ESPAÑA Y SU GLORIOSA HISTORIA
    Y
    ¡¡RIAU RIAU!!

    Pd,- Espero Que Te Encuenytres Mejor Cada Día.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VIBRANTE TU SONETO, QUERIDO OLD NICK, PLENO DE SABOR ÉPICO, Y JUSTO HOMENAJE A AQUELLOS HÉROES. BIEN QUE LE MOJARON LA OREJA A LOS SUECOS. SEGURO QUE LA OCASIÓN LES SUPO A "CUERNO" QUEMADO. SE VOLVIERON CALENTITOS A SUS HIELOS, CON EL RABO ENTRE LAS PIERNAS Y UNA PICA ESPAÑOLA EN EL CULO.
      POR DESCONTADO, YA LE ESTÁN HACIENDO SITIO A TU MAGNÍFICO SONETO EN EL PANTEÓN DE LA ISLA. SERÁN GRABADOS LOS VERSOS CON LETRAS DE ORO SOBRE MÁRMOL. Y SI A LOS KAMENES, TUSELLES Y TUÑONES DE ESTE MUNDO LES FASTIDIA, MIEL SOBRE HOJUELAS. Y QUE SE PREPAREN, QUE EN EL SOTANO LES AGUARDA UNA CALDERA EN SU PUNTO DE HERVOR Y LAS CARICIAS DEL TRIDENTE ASMODEIL.
      UN BRINDIS POR ESPAÑA Y SU GLORIOSA HISTORIA. HERMANO. Y QUE LAS PICAS SIGAN EN ALTO.

      P. D.: MUCHAS GRACIAS POR TU INTERÉS, AMIGO MÍO. LA COSA VA MEJOR DE LO QUE PARECE Y ESPERO EN BREVE ESTAR RECUPERADO DEL TODO. POR FORTUNA, LAS PÍLDORAS RIMADAS DEL DOCTOR OLD NICK ME ESTÁN VINIENDO DE PERLAS.

      Eliminar
  5. Buen soneto, D. Misántropo, a tan merecido como olvidado heroismo.

    Trabajo va a tener el Juez Eterno a la hora de desfacer tantos entuertos como se han hecho a lo largo de la historia, como este, tan magistarlmente explicado por D. David Barderas. Francia, “hija mayor de la Iglesia” y motor del medievo, devino, desde Felipe IV “el guaperas”, en un cabaret de vedettes políticas, a cual mas puta y las peores, sus eminencias Richelieu y Mazarino.

    Y mas escandaloso aún que el apoyo a la causa protestona, por “razón de estado”, fue el que de igual forma, prestó a la causa turca y berberisca; ¡merde pour la grandeur de la France!

    Abrazo gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise decir: "...a tan merecedor del mismo, como olvidado heroismo". Gajes de escribir con prisas.

      Otro abrazo gordo.

      Eliminar
    2. GRACIAS POR LAS AMABLES PALABRAS Y POR LA VISITA, MEIN FREUND HEINRICH. BIEN HACÉIS EN ATACAR A LA FRANCIA Y A ESOS CARDENALES DEL DEMONIO. VERGONZOSO ES QUE EL REINO CUYA TESTA ERA TENIDA POR "EL REY CRISTIANÍSIMO" SE ENFANGARA EN TRATOS CON PROTESTANTES Y TURCOS PARA EVITAR LA HEGEMONÍA ESPAÑOLA. LA COSA, POR DESGRACIA, LES SALIÓ BIEN, PERO YA LO HABRÁN PAGADO A BUEN SEGURO POR ALLÍ ABAJO. BUENOS GUISOTES DE MAL CRISTIANO SE HABRÁ HECHO BELCEBÚ, QUE DEBE DE SER UN EXPERTO EN COCINA FRNCESA A TENOR DE LO MUCHO GALO QUE POR ALLÍ ABUNDA. Y LUEGO NOS VIENEN CON EUROPEISMOS, SI AQUÍ SE HA IMPUESTO SIEMPRE EL "MARICÓN EL ÚLTIMO" Y LA COMPETICIÓN PARA VER QUIEN ERA MÁS HIDEPUTA. QUÉ COSAS.
      UN FUERTE ABRAZO, AMIGO MÍO. NUMANCIA NO SE RINDE.

      Eliminar
  6. Tendido en la habitación de un Hotel, a menos de una hora en coche (que aquí no hay límites de velocidad) de la tierras donde alcanzaron la gloria militar los Tercios de Idiaquez (Por cierto, vaya nombre más vasco defendiendo a España,como cambian las cosas),puedo constatar varias cosas: que estas tierras no olvidan que los Españoles hace tiempo camparon a sus anchas por estas tierras (si no no hay quien explique la inmensa cantidad de alemanes calvos, bajitos y con mala leche que hay) y que a pesar de ello, los tercios españoles sólo consiguieron eso, dejar unos cuantos hijos por aquí, porque a comer bien no les enseñaron, que llevo dos días comiendo pan de centeno, salchichas y repollo macerado en vinagre.
    Y eso a pesar de que para pedir un puñetero filete empanado hay que usar una palabra del demonio que no termina nuncan y tiene más consonantes que dinero Jordi Pujol.
    Se ve que cultural y gastronómicamente aquí ganaron los británicos, si no no hay quien se lo explique.
    Y en cuanto a sentido del humor, este es el único país del planeta donde las actuaciones cómicas las ponen en horario nocturno (a las 00:00 h,) para que los niños no se contaminen.
    En fin que aquí te dejo esta decimilla que seguro que pondrían también lejos del horario infantil


    De las Españas soldados,
    los tercios indestructibles
    supieron ser imbatibles
    a pesar de mal pagados.
    De imagen, desharrapados,
    cuando apretaban los dientes
    pueblo a pueblo, puente a puente
    toda Europa conquistaron,
    y aún así nunca lograron,
    que coman decentemente (los “uropeos”, claro)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡VOTO A TAL! EL HIJO PREDILECTO DE BOTIJARES HACIENDO LAS ALEMANIAS. ESPERO QUE CON PROVECHO Y SOLAZ. Y, PESE A LO MAL QUE SE COME Y A LAS POCAS GANAS DE CHANZA QUE POR ALLÍ GASTAN, YO EN TU LUGAR, AMIGO MIO, TRABAJARÍA LA COSA PARA QUEDARME, QUE AQUÍ PINTA MUY MAL, ENTRE MASES Y ÉBOLAS Y DEMÁS PERRERÍAS DEL DESTINO, QUE LA TIENE TOMADA CON LA PIEL DE TORO. ADEMÁS SI SE TRATA DE PITANZA, UNAS BUENAS REMESAS REGULARES DE CHORIZAMEN, JAMÓN Y QUESO DE LA TIERRA Y LISTO. Y SI HAY POCAS COÑAS, LAS PONES TÚ, QUE TIENES PARA DAR Y TOMAR.
      MUY BUENA TU DÉCIMA, QUE HACE JUSTICIA A ESOS VALIENTES QUE LLEVARON CON TANTA GLORIA EL NOMBRE DE ESPAÑA POR EL MUNDO, AUNQUE NO SUS VIANDAS. QUÉ BAJO HEMOS CAÍDO.
      EN FIN, VOLVERÁN LAS OSCURAS GOLONDRIANAS...
      UN ABRAZO, AMIGO MÍO. ARRIBA ESA CERVEZA, Y PROSIT.

      P. D.: DE NO SER PORQUE ESTÁS FELIZMENTE CASADO Y ERES HOMBRE DECENTE, TE SUGERIRÍA QUE CONTINUARAS CON LA NOBLE Y HERMOSA TRADICIÓN DE SEGUIR ESPARCIENDO LA RAZA POR ESAS TIERRAS EXTRANJERAS COMO ANTAÑO HICIERAN LOS TERCIOS.

      Eliminar
  7. SONETO NÖRDLINGEN

    Al paso hiriente del varego Marte
    do alza en amplio monte el tudesco suelo,
    cruzada en San Andrés la enseña al cielo,
    bramó la hispana voz de parte a parte.

    Del Vasa hizo desprecio el estandarte
    que adorna el trono del reinante yelo,
    y en bávara montaña el Santo Velo1
    leal a la Fe dijo: ¡No he de darte!

    Tembló la adarga en hierro quebrantada,
    y al vuelo de pegasos voladores,
    hasta el cïelo con la tierra ardía.

    Mas diose afán la del Imperio espada,
    y nególes laureles vencedores,
    la de España muy fiel Infantería.

    1- Santo Velo: metáfora de la enseña española con la Cruz de san Andrés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estremecedor soneto, don Fernando, como lo fue la ocasión que celebráis con versos tan dignos de ser celebrados. Si las picas ha mucho cayeron, aún quedan plumas en ristre dispuestas a dal gloria al nombre de España.

      Eliminar
    2. Por supuesto... más ahora que nunca, que ya a poco nos la llevan y amortajan.

      Eliminar
    3. A nosotros sí que nos van a emplumar en breve, amigo mío.

      Eliminar

Opinen en buena hora, amigos, opinen, que me huelgo de leerles.