miércoles, 17 de septiembre de 2014

EL REINO DE LA ESTULTICIA


        
       “…Los más de los hombres ven y oyen con ojos y oídos prestados, viven de información de ajeno gusto y juicio”.

Baltasar Gracián


     

       Dios me libre de ser uno de esos demagogos y populistas que gustan de halagar los por lo general emporcados oídos de eso que llaman pueblo, aunque es difícil saber qué no es pueblo hogaño. Pero es necesario mencionar a parte de él, ya que entre los ciudadanos de nuestros tiempos camina cierta minoría en la que aún anida un sentido común encomiable y una lucidez que pasma. Y esto no sería tan chocante si no fuera porque las elites que deberían ser las poseedoras de tales virtudes las han desterrado. De hecho, en estos mundos blogonéticos en los que nos movemos es posible ver egregios ejemplares de esta casta, en el buen sentido, cuya sesera alberga ideas y creencias que hacen que aún se mantenga la fe en el ser humano. Incluso en las tertulias do pacen los mostrencos mercenarios a diestro y siniestro no es difícil leer entre tanta memez algún que otro comentario tan cabal como audaz proveniente de alguno de sus miembros. Y aunque estos humildes españoles de infantería viven entre la morondanga sin destacarse ni gozar del fervor popular, antes al contrario, se distinguen claramente de ella, y la sufren estoicamente; a veces, no tanto.
       Así pues, por desgracia, el buen juicio de estas luminarias ocultas no transciende, y tienen que contemplar con amargura e impotencia como los más trasiegan la burda información que los que tienen el poder les endilgan, generalmente a través de plumillas de variado pelaje. Me pregunto qué es lo que estudiaron en la Facultad estos periodista de nuestros pecados: ¿Memología? ¿Fundamentos de la estupidez? ¿Historia de la manipulación?.. Debo suponer que por ahí van los tiros, pues me cuesta creer que entren tan atarugados en la Universidad. Bueno, a este respecto mejor me callo.
       Ciertamente, es lamentable que el pensamiento de la mayoría de los españoles sea una burda colección de lugares comunes prisioneros de la bobada esa de lo “políticamente correcto”, que no es más que la cursi y progre deformación de la realidad al servicio de los nuevos amos. Sé que es quimérico esperar que los desvanes cerebrales de nuestros compatriotas estuvieran poblados por el fruto de sabrosas lecturas y deleitosas reflexiones al amor del ocio, o por los logros de una educación decente. Eso sólo ha estado al alcance de minorías selectas educadas en escuelas dignas de tal nombre. Pero es que ahora esas minorías dan bastante asquito. Y la vieja plebe, que forjaba una sensatez básica en la escuela de la vida, se ha convertido en una jactanciosa masa que cree que el hartazgo de información equivale al conocimiento fetén, y se pavonean hablando de todo cuando, en realidad, no saben de nada.
       Hoy día, nuestros compatriotas, aunque no se dan cuenta y se tienen por muy libres, piensan lo que la Logia quiere que piensen, y sólo expelen sus fauces las simplezas que ésta pone en ellas. Un pequeño hato de sayones transmite las consignas -futesas banales que muestran sólo la engañosa superficie, a modo de espejismos, de lo que nos rodea- con objeto de confundir y atontar al personal. El resto de la tropa periodistil y demás especímenes que moldean la opinión pública se limitan a hacer de eco de esa “verdad oficial”. Las honrosas y perseguidas excepciones se pueden contar con los dedos de una mano. Y cómo se zampa el populacho el pastelón a grandes bocados con la consiguiente indigestión mental y moral, por más que se eche la mar de ufano a dormir la siesta tras el atracón de mentiras de oropel. Por descontado, de lo que se come se cría, y ya se pueden imaginar ustedes qué clase de excrecencias generan estas envenenadas viandas.
       ¿Y a qué viene este exordio sobre las bondades de esa selecta minoría de lúcidos ciudadanos entre la masa informe? De un tiempo a esta parte cierto coletudo y piojoso fenómeno, en boca de todos y en la testa de muy pocos, viene azotando la zarandeada vida nacional. Sospecho que ya sabrán ustedes que me refiero a los muchachos de la “podadora”, con Pablillo de la O a la melenuda cabeza. Y qué fenomenal embeleco se ha creado con esta pandilla de marionetas zarrapastrosas de pega. Es el engaño nacional al por mayor, del que sólo se salvan unos pocos.
       Estas consideraciones vinieron a mi mente tras leer hace poco en un infecto peridiocucho de provincias a un columnista que, con toda la razón, confesaba que no era muy listo y que por ello ignoraba las verdaderas intenciones de Podemos, aunque no se le escapaba que le estaba dando un buen susto a los grandes partidos, algo que celebraba y creía de lo más necesario. Había picado el anzuelo este buen hombre. Y no seré yo quien defienda a los miserables que forman la clase política nacional: en un día que me sienta generoso no salvo a más de tres. Cierto es que merecen un susto, por no hablar del garrote vil, pero uno como Dios manda. Tampoco entraré en la cuestión tan sobada del bipartidismo, aunque debo decir que en sí no es malo, ya que malos, en todo caso, pueden ser los partidos que lo forman. En los Estados Unidos llevan varios siglos con la cosa esa del bipartidismo y les ha ido mejor que a nosotros con tanta proliferación de partidas (creo más oportuna esta palabra) a cual más espantosa.
       Lo que más me choca de la visión que tiene el español común sobre la panda gorilófila es que piensan que están aquí para apretarles a los políticos al uso las tuercas, y de esto de tuercas sabe mucho Pablillo, aunque le falte un tornillo. Tanto si les han votado como si no; tanto si generan simpatías como recelos, los más de nuestros compatriotas han sido embelesados con ese halo de bondad con que se les ha revestido. Y es fina lluvia que cala. Con esto quiero decir que quien más o quien menos, pollo anti-sistema o ciudadano que se considera moderado; tanto los que les tienen cierto apego como los que les temen por radicales, son muchos los que les conceden cierta honradez, aunque sea la de la novedad, y sinceridad en su misión de vapulear a los causante de este desmadre. Incluso no faltan los que, aunque dadas sus ideas discrepen con el mensaje y las formas de los pulgosos de marca, les parece bien su aparición en escena o, al menos, justificada. Se nota que los autores de la engañifa han hecho bien las cosas. Sea como fuere, buena parte de la población española considera a “Potemos” como una consecuencia de las malas artes de los políticos de siempre y el consabido tirón de orejas dado por los paladines del pueblo mondo y lirondo. Aunque no deseen que ganen, creen bastantes -como el plumilla del periódico que miente con la verdad de su nombre- que “el susto” es merecido y beneficioso. Y es que las rabietas y el resentimiento obnubilan el juicio, por poco que se tenga, y no conducen a nada bueno. Por muy lícito que sea el enfado con los inquilinos de la casa de lenocinio “Los dos leones” (Old Nick dixit); por muy mal que esté el país; por muy cierta que sea la premisa tomada como punto de partida del ascenso de los demagogos y esto necesite un vuelco, no debemos ni “podemos” caer en las garras de estos aspirantes a tiranuelos, más que nada porque sólo son peleles empleados para otros fines. Se presentan como la solución a los problemas de España, cuando en verdad sirven a quienes los han generados. Bueno, a una parte considerable. Me explico.
    Confieso que soy un apasionado del teatro, pero hay ciertas representaciones que me cargan. Y la apoteosis de “Porélosdemos” es una farsa de lo más burda y despreciable. Todo esto es una mascarada en la que unos pícaros que juegan a revolucionarios, pero con los bolsillos a reventar, hacen de marionetas de los de siempre. Echemos la vista atrás para comprender mejor el auge de la indignación. En los calamitosos tiempos de Felipe Glez hubo motivos más que sobrados para un golpe de estado. Y todos quietecitos. Cuando el inefable ZP nos llevaba al más insondable abismo, ¿no estaba justificada la guerra civil? Y el triturado y sufrido español de clase media a callar, menos en el bar, que es el parlamento natural del ibérico. Sólo en las postrimerías de tan tenebroso gobierno vimos a un grupo de desharrapados de “familia bien” levantarse -aunque mejor sería decir tumbarse, que estaban todo el día tocándose los innombrables por el suelo- indignados contra el Sistema. Y únicamente lo hicieron cuando era evidente que en las siguientes elecciones los pájaros de la gaviota iban a ganar. Estaban estos mercenarios de la rosa calentando motores a la par que ganaban carta de neutralidad para poder decirles a los “escépticos”, mientras despellejaban a Esperanza Aguirre, que la cosa iba contra todos. Mientras haya “Federicos Quevedos” y demás simples para tragárselo…
       Y la guinda al pastel “onceemesco”, adoquinado, protestón y rebeldoso la ponen Pablillo Mezquitas y Juanillo Monedero(lleno). Su popularidad se debe, además de a una cuidada puesta en escena y a la imbecilidad de buena parte de la fauna nacional, a la continua presencia del caudillete de los desheredados pensionados, en plan “imitatio Christi”, en determinadas cadenas televisivas, aunque más merecen ser llamadas del retrete, dado el contenido que presentan. Así, por doquier anda el pseudovenezolano predicando su gran revolución contra la casta, su lucha contra el Sistema opresor y capitalista y sus anhelos de liberar al pobre pueblo de las garras de políticos enriquecidos, banqueros, millonarios varios y demás especímenes de la plutocracia. Me pregunto dónde estaba el de la tuerca cuando España zozobraba en las zarpas de los cejudos. Y, sobre todo, me pregunto por qué los magnates dueños de las cadenas que lo han aupado, y sin las cuales sería tan famoso como yo, dan facilidades a un sujeto que quiere acabar con ellos. ¿O acaso esos ricachos de Atresmedia están exentos de culpa por los males del proletariado? ¿No es Berlusconi de la famosa casta, aunque sea más de la viciosa? Sin duda, a no ser que les haya dado por el suicidio, estos magnates han visto la luz, roja, de la verdad. Sus errores han quedado a su alcance; su crueldad para con el género humano les es ahora diáfana. Y, en un acto de loable contrición, elevan a la poltrona a quien afirma que se fenece por hacerles picadillo. Ni en la vieja Roma se veían sacrificios por el bien común de este calado.
       Dejando de lado ironías, el que esta colección de millonarios de izquierdas y sus marionetas les hagan el caldo gordo a los amiguitos de Irán, revela que los están utilizando. No sería ninguna novedad una traza así. Y el motivo por el que los emplean con disimulo y trapacería es el de siempre: el objetivo básico de la izquierda española, ya sea en su rama política, financiera o supuestamente cultural, es el de imponer una dictadura con máscara de democracia. Venezuela y Argentina están muy cerca. Y más aún Andalucía, el amago más logrado de los chicos de la hoz. ¿Tendré que remontarme a los años treinta y mentar al Frente Popular? No hagan caso ustedes de peleas y discordias: de lo que se trata es de rebañar todo el voto rojo y ponerlo en la mesa para quedarse con el negocio. Los socialistas y los comunistas de siempre, esto es, de hace dos días, se mantendrán fieles; pero, ¿y esa buena parte de la población harta de los políticos convencionales que en su desesperación incluso pueden llegar a votar a lo que sea por despecho? Por desgracia, ser de izquierdas es más popular y “guay” que ser de derechas: por ello, están deseando caer en las redes de los barbados de la eterna pugna con el poder. Ahí es donde ataca Pablillo. Y todos esos seres del inframundo que, adoquín en mano y hartos de porros, desean destrozar la comunidad en nombre de la comunidad: ídem. Si la banda del circulito se queda con este voto radical y resentido, buena parte del cual fue en su día del PSOE y de Izquierda Unida, y se lo devuelve tras un más que ventajoso pacto, nos encontramos con que la infección se cuela de lleno en la entrañas de nuestro régimen. Y de fijo que lo adelgazan y lo dejan para el nicho en un suspiro.
       Así es, amigo míos. Toda esto no es más que una operación de captura de votos para formar una gran alianza que lleve a la izquierda a la mayoría absoluta. Dicen que a la tercera va la vencida. ¿No se lo creen? Pregunten a más de un venezolano o un argentino. Teatro, puro teatro. El círculo se cierra... sobre nuestro cuello. Y con una tufo a masonería que apesta.
 




Observen ustedes qué mañoso es uno y en lo que se entretiene por las tardes. Seis intersecciones y a tirar líneas... Qué casualidad.









      

9 comentarios:

  1. MUCHO ANTES DE DAR A LA IMPRENTA ESTAS LETRAS YA TENÍA YO SOSPECHAS DE LA RELACIÓN DE LOS COLETUDOS CON EL COMPÁS. ASI PUES, ME ZAMBULLÍ EN LA RED PARA VER SI PESCABA ALGO QUE CONFIRMARA MIS BARRUNTOS. CURIOSAMENTE, SÓLO HALLÉ UN ENLACE QUE VINCULARA A PODEMOS CON LA MASONERÍA; CASI TODOS LOS DEMÁS SE DEDICABAN A RIDICULIZAR A ESTA PÁGINA. YA SE SABE, LA CORTE DE BUFONES DEL SISTEMA SON LA VANGUARDIA DE LA PROPAGANDA, QUE TIENE COMO ARMA PRINCIPAL LA BURLA PARA DESTROZAR LA IMAGEN DEL PERSONAJE “INCÓMODO”. ME GUSTABAN MÁS LOS TIEMPOS DEL VENENO O LA PUÑALADA EN UNA ESQUINA.
    AQUÍ LES DEJO EL ENLACE PARA QUE USTEDES JUZGUEN. POR DESCONTADO, ES UNA PÁGINA ULTRAMEGAHIPERSUPER FRANQUISTA Y CONSPIRANOICA. CON ESOS TÍTULOS OTORGADOS POR LA “CORTE DE LOS MILAGROS” BERMEJA, NO ME NEGARÁN QUE LA COSA PROMETE.

    http://laotracaradepodemos.blogspot.com.es/2014/05/no-hay-que-ver-mucho-la-tv-para-darse.html?m=1

    ResponderEliminar
  2. ¡POR LAS RECORNUCOPIAS INFERNALES!
    ¡Menudo PATEADO De HIGADILLOS,
    Que SUELTAS A CUENTISTAS Y PILLOS,
    QUE VAN DE "ANTISISTEMAS" VECINALES!

    ¡No Dejas, Caro Amigo, De Echar SALES,
    En OJOS Y Mucosas De "CHOTILLOS",
    QUE No Son Otra Cosa Que "CASTRILLOS"
    Que Disfrazan Intereses"COMUNALES"!

    ¿Pablito Coletilla Y Monedero,
    Representar Al PUEBLO Con P-DEMOS?
    ¡Como Tragan Sus Cuentos Estos MEMOS,

    Que No Ven Quien Maneja Esta BABEL!.
    ¿A Qué Fueron, Si No, Al "SACRO ISRAHELL"?
    ¿A "PEDIR INSTRUCCIONES O DINERO"?

    ¿No Les Resulta Amigos, DESTACABLE
    Ver A Todos En El "MURO LAMENTABLE"?
    ¡Ya TRAERÁN Más TEATRO INTRAGABLE!

    juajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajjaujuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajua
    Y
    Plasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplasplsplasplasplasplasplasplasplasplasplasplas
    Sirvan Mis Dos ONOMATOPEYAS DE HONOR, PARA PREMIAR TU ACERTADO Y MAGNÍFICO TEXTO, QUE -IRONÍAS APARTE-, NO DEJA TÍTERE CON CABEZA, NI CAPULLLO EN LA MACETA, Querido DIÓGENES.
    Y Es Que No Hay Nada Como Una CAVERNA ABRIGADA EN UNA BUENA CUMBRE COMO ME DICE SIEMPRE OLDNICKUSTRA, PARA "ACLARAR IDEAS Y ACERAR LA VISTA"....
    Nada Que OBJETAR PUES TODO ESTÁ EN SU SITIO Y CON LA DOSIS JUSTA DE ACIDO CLORHÍDRICO, Hermano De Lides Y De ESTACAZOS.
    Aunque Una Cosa Si Debo Agradecer Y Es La Cita Que Haces A Mi Definición Del CONGRESO DE DÍ-IMPUTADOS", Aunque Tu Estilo Señorial, Te Impida Usar El TÉRMINO POPULACHERO.
    ¡Me Divierte Mucho La Tal Página Y Hay Que Reconocer Que Puestos A ANALIZAR LA "SIMBOLOGÍA OCULTA EN LOS LOGOS Y "TIPOS" SEan De La Clase Que Sean No Deja De SORPRENDER Incluso A Los Que Como HISTORIADORES DE VERDAD, SOMOS "ENEMIGOS NATURALES DE LAS VERDADES OFICIALES Y LAS CONSPIRACIONES CADA VEZ MÁS DESCARADAS"... ¡MENUDA CREATIVIDAD TIENEN LOS "ARQUITECTOS, CONTRATISTAS Y ALBAÑILES DE LA OBRA"!
    Así Que Lo Dicho Querido Diógenes. CHAPEAU.
    Un Abrazo Fraternal.
    Un Brindis Por La LIMPIEZA EN SECO YA.
    CUIDATE
    Y
    ¡¡RIAU RIAU!!



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MALDIGO A MI LASTIMADO HOMBRO, QUE ME IMPIDE RESPONDER COMO DIOS MANDA, TRAS LEER TU MAGISTRAL COMENTARIO. COMO SIEMPRE, QUERIDO OLD NICK, TUS PALABRAS SABIAS SON LAS GALAS QUE VISTEN AL DESNUDO MANIQUÍ QUE SON LAS MÍAS. Y YA SABES QUE TE DEBO UNA CAJA DE PUROS POR EL PRESTAMO LEONINO REFERIDO A LA CASA DE PUTAS, O DE LENOCINIO PARA LOS AMANTES DEL EFEUMISMO CON SABOR AÑEJO, DO SE REFOCILAN NUESTROS PRÓCERES.
      CELEBRO QUE MI ÚLTIMO DELIRIO TE HAYA GUSTADO Y ENCUENTRES EN SU SENO COSILLAS DE INTERÉS. TODO SON CONJETURAS Y ÁCIDAS APRECIACIONES DE UN SOLITARIO CAVERNARIO. ALGO PARECIDO LE OCURRE A LA PÁGINA CUYA LECTURA OS HE SUGERIDO, PERO PARA QUIENES SE HAN QUITADO LA VENDA ROSA Y VEN LAS TINIEBLAS TAL COMO SON, ES INEVITABLE SENTIR CIERTO COSQUILLEO EN LOS SESOS Y UNA AMAGO DE NAUSEA EN LAS TRIPAS AL VER TANTA FARSA. SÓLO EL TIEMPO DA O QUITA LA RAZÓN. Y YO REZO POR ESTO ÚLTIMO.
      UN FRATERNAL ABRAZO, CAMARADA EN LA CLANDESTINIDAD DEL SENTIDO COMÚN. SECUNDO EL BRINDIS POR LA LIMPIEZA EN SECO INMEDIATA. O ELLOS O NOSOTROS.
      GRACIAS POR LOS BUENOS DESEOS, AMIGO MÍO. AUNQUE MERMADO, SIGO EN LA BRECHA. COSAS PEORES SE AVECINAN.

      Eliminar
  3. “…Los más de los hombres ven y oyen con ojos y oídos prestados, viven de información de ajeno gusto y juicio”.

    Baltasar Gracián.
    Comienzo con la frase del cura "existencialista" que has utilizado como introducción a tu comentario-inquietante-, amigo Misántropo, para reafirmarla con la aseveración de Ortega y Gasset:
    "No se trata de que el hombre-masa sea tonto. Por el contrario, el actual es más listo, tiene más capacidad intelectiva que el de ninguna otra época. Pero esa capacidad no le sirve de nada; en rigor, la vaga sensación de poseerla le sirve sólo para cerrarse más en sí y no usarla. De una vez para siempre consagra el surtido de tópicos, prejuicios, cabos de ideas o simplemente, vocablos hueros que el azar ha amontonado en su interior, y con una audacia que sólo por la ingenuidad se explica, los impondrá dondequiera."
    Debo confesar que "me suena a chino" el enlace a la página web y que no sé nada de sectas y masonería, pero es un referente interesante para investigar o, por lo menos, para tenerlo presente: mi lóbulo frontal no da para más... Mi Sistema Límbico (que rige nuestro mundo emocional) me advierte del peligro mendad de los mensajes recibidos de nuestros políticos, que huelen a rancio una vez más, y Pablito (que me resulta simpático por su inteligencia y preparación) me deja totalmente frío con sus promesas, tantas veces oídas a lo largo y ancho de mi vida. ¡No me moverán!
    Una magnífica entrada, como siempre, que habrá que desarrollar y meditar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. SI HA HABIDO EN NUESTRAS LETRAS ALGUIEN TAN LÚCIDO Y QUE HAYA HABLADO TAN CLARO COMO GRACIÁN, ESE HA SIDO ORTEGA. SIN DUDA SON LAS DOS MENTES MÁS PRECLARAS DE NUESTRA HISTORIA Y LAS QUE MEJOR HAN TRASPASADO LAS TINIEBLAS CON LA LUZ DE SU SIMPAR INTELIGENCIA. EL PÁRRAFO DE ORTEGA ES PARA QUITARSE EL SOMBRERO Y DECIR AMÉN. QUÉ BIEN CALÓ SU ÉPOCA, QUE ES LA NUESTRA.
    GRACIAS POR TUS PALABRAS, COMO SIEMPRE EN EXTREMO AMABLES, Y POR REGALARNOS TAN GENIAL PÁRRAFO, OPORTUNÍSIMO Y MUY BIEN TRAIDO. POR CIERTO.
    RESPECTO A MIS CONCLUSIONES Y LAS DE LA PÁGINA QUE OS MENCIONO, NO SE PUEDE AFIRMAR NADA TAXATÍVAMENTE, PERO HAY QUE CONFESAR QUE LA COSA HUELE MAL. RESPECTO A PABLITO, EL QUE TENGA CARISMA Y ATRAIGA A LA GENTE ES COMPRENSIBLE. QUÉ SERÍA DE LA REPRESENTACIÓN SI EL ACTOR PRINCIPAL NO TUVIESE ESAS CUALIDADES. Y ESO ES LO MÁS TEMIBLE: LOS EMBAUCADORES ATRACTIVOS SON FUNESTOS, AUNQUE ÉSTE NO ES MÁS QUE UN PELELE. AFORTUNADAMENTE, A TI NO TE LA DAN CON QUESO, PERO, ¿CUÁNTOS ESPAÑOLES TIENEN TU MINERVA?
    UN FUERTE ABRAZO, AMIGO JANO. SIGAMOS ECHANDO ÁCIDO SOBRE LO RANCIO, QUE DE AQUÍ A POCO LA PODEDUMBRE NO NOS VA A DEJAR NI RESPIRAR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya por delante mi más sincero reconocimiento al autor tanto por el estilo como por su valentía ante el tema que trata. Totalmente de acuerdo. Solamente quisiera recordar a la concurrencia, antes de despedirme, ese desprecio que siempre mostraron los grandes revolucionarios de izquierdas, desde Robespierre hasta Lenin, por eso que se da en llamar "el vulgo". Lo cual no deja de ser curioso, pues se da la paradoja de que éste desde siempre ha adorado a aquéllos, semejando en su forma el dislate de los vulgares a uno de esos amores tóxicos en los que un miembro de la pareja disfruta destruyndo moralmente al otro. Juegan a su favor los podemitas con la ignorancia congénita de este pueblo al que pertenecemos, y que nunca jamás ha intentado remediar tal suerte: los más por vagancia (se está mejor de copas que en casa y leyendo),y los menos (nuestros dirigentes) por conveniencia política; sólo así se entiende la miríada de leyes educativas de quita y pon que no han conseguido "curar" las meninges de España. Así las cosas, el español sigue convencido que el ser comunista es más una serie de Robin Hood que un peligroso liberticida que gusta de quitarle a todos para no darle a nadie. Reciba un cordial saludo todo el corro.

      Eliminar
    2. De haber nacido usted en la antigua Grecia, amigo mío, ocho hubiera sido el número de los célebres sabios. No se puede expresar mejor. Ya lo dijo Quevedo con aquel "un pueblo idiota es seguridad del tirano".
      Qué bien se saben la lección los bermejos. Nadie ha odiado más al vulgo y nadie le ha regalado más los oídos para manejarlo. La propaganda derramada sobre la ignorancia aderezada con el resentimiento hace milagros. Así, la más obvia mentira, la más burda, puede pasar por verdad incuestionable que sojuzgue millones de mentes y de espíritus. Y aún se creen muy entendidos. Feliz esclavitud con invisibles cadenas que arrastran al abismo.
      Es una simpleza creer que nuestros políticos son unos incompetentes: saben muy bien lo que hacen, y lo hacen bien. Respecto a la educación, la han destrozada con perversa eficacia. Hoy día, el español medio es un tarugo de cuidado, y luego pasa lo que pasa: el Frente Popular a la vuelta de la esquina. Así nos luce el pelo, y bien que se nos va a caer.

      Eliminar
    3. No olvide a manuel Azaña, que siendo como era un hombre de una talla intelectual soberbia (me quedo con Ortega, desde luego), decía de usar "del" no "al" proletariado; y me refiero a esa expresión suya que, de una forma culta, venía a significar usar los más burros y brutos instintos de la masa obrera. Y es que Azaña pensaba de las masas populares exactamente lo mismo que Lenin o Robespierre; es decir: que son una masa amorfa de seres brutales e ignorantes, totalmente despreciables, buenos solo para ser usados como verdugos o carne de cañón. Y yo le doy toda la razón.

      Eliminar
    4. No me olvido de Azaña, amigo mío, aunque me gustaría mucho olvidarme. Era, como toda la ralea de su época, un golfo sin escrúpulos que sólo quería poder. Por eso se hizo masón, aunque encontara ridícula a esa secta. Qué duda cabe que detrás de cada demagogo populista se haya un aspirante a tirano con infinitas ansias de poder y, por lo general, de destrucción. Todos estos vocingleros usan a las masas, a las que desprecian en extremo, para lograr sus fines. Las engañan, las embaucan, y una vez en el poder las machacan al son de la propaganda y un paternalismo infame.
      No seré yo quien niegue su juicio sobre el populacho. Por algo soy un misántropo encerrado en una Caverna. "Odi profanum vulgus, et arceo", como diría Horacio.

      Eliminar

Opinen en buena hora, amigos, opinen, que me huelgo de leerles.