domingo, 5 de mayo de 2013

NO ES ORÉGANO TODO EL MONTE, NI ORO TODO LO QUE RELUCE





Popular alquimia es trocar el oro

en nieve del espanto cuando asoma

la jeta del corsario, gran carcoma,

que busca en nuestra bolsa su tesoro.



Del arca, ahora parca, yo le imploro

compasión a aquel que todo toma,

y quien haría un poblachón de Roma

y hará mojama de la piel de toro.



Sea mi sudor néctar del tirano,

y el mármol del palacio mi trabajo;

seda sean los callos de mi mano.



Hagamos siempre el indio y al carajo

los dineros. Empáchense el gusano

genovés y el felón que nos lo trajo.





Al lado de los otros los hunos eran una malva







 

2 comentarios:

  1. De aqueste trabajado oro,
    de aquestas sudadas platas,
    harán queso aviesas ratas
    que en Sodoma tienen coro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jo,jo,jo! Verdad terrible pese a lo gracioso y atinado de los versos, amigo mío. Y para atinado el ojo de los que no perdonan ojo alguno. El queso, por supuesto, será entonces de los de agujero, que se chiflan por ellos. Sodomitas insaciables.

      Eliminar

Opinen en buena hora, amigos, opinen, que me huelgo de leerles.